Periodismo y teatro en Guadalajara

 


La máquina de la soledad: las historias importan más que la nostalgia

 

 
Lo básico
 

Género:
 
Clasificación:
 
Actores: ,
 
Foro:
 
Grupo: ,
 
Mes:
 
Domiiclio: Calzada Independencia entre Calzada del Campesino y González Gallo, junto a la entrada del Parque Agua Azul
 
Precios: $150 general, $120 con descuento
 
Horarios: Viernes 29, 20:30 horas; sábado 30, 18:00 y 20:30 horas
 
Temporada: Tres funciones en julio de 2016
 


En pocas palabras

Las historias que están detrás de las cartas son las protagonistas de este espectáculo de teatro documental que pone los acentos en los objetos, coproducción de artistas mexicanos y españoles

0
Posted Julio 28, 2016 by

 
Qué hay que saber
 
 
Lo que contamos son las historias reales de los objetos: no nos inventamos las historias; la animación pasa por las historias que ya tienen, son objetos biográficos”

Más allá de la nostalgia están las historias y todo lo que ha sobrevivido al tiempo las tiene: las personas por supuesto, pero también los objetos. Ésa es la apuesta de los artistas de Microscopía Teatro, de México, y Hermanos Oligor, de España, que hace un par de años se reunieron para producir un espectáculo que explora las historias tras el mundo de las cartas y el correo postal.

La máquina de la soledad, la obra resultado de este trabajo, tendrá tres únicas funciones en Guadalajara, el viernes 30 y el sábado 31 de julio, en el Teatro Experimental de Jalisco, en el marco de una breve gira por México después de haberse presentado durante dos años en varios foros de España.

100 minutos en plan íntimo

  • Como espectáculo, explica Shaday Larios, La máquina de la soledad es un trabajo “muy íntimo” para entre 45 y 50 espectadores por función, más o menos de 100 minutos de duración.
  • Al ser limitado el cupo, es importante comprar los boletos con anticipación.
  • Larios afirma que el espectáculo es apto para todo tipo de público, “porque todos tienen una historia con un relato, una carta; ha sido muy bonito. Llevamos dos años fuera de México y volver ha sido fantástico”.
  • Además del trabajo entre los grupos de Larios y Oligor, La máquina… procede de coproducción entre Iberescena y TNT Festival de Nuevas Tendencias de Cataluña.

Se trata de un trabajo de teatro documental, es decir, un esfuerzo de investigación desde la creación escénica para contar historias reales. Comenzó en 2013 con trabajo entre ambos grupos con la carta como objeto.

“Ellos agarraban el texto de diferentes modos”, recuerda en entrevista Shaday Larios, fundadora de Microscopía e investigadora de artes escénicas (ganó en 2010 el Premio Internacional de Ensayo Teatral): “La carta como cuestionador de la ética de la escritura, como dispositivo, como muchas posibilidades. Nos fuimos expandiendo y llegando a trabajadores de correos, escribanos, carteros, gente que rodeaba el objeto carta. Dio la casualidad de que, llegando a España, Correos de España vio la web y se interesó por el proyecto, nos contactaron con carteros jubilados, empezamos a hacer tertulias y, a la par, en México hemos trabajado con escribanos de Santo Domingo”.

La búsqueda de las historias llevó a la necesidad de documentarlas con precisión, y eso a otros accidentes; por ejemplo, a encontrar historias de personas reales, como la que cuenta un paquete de 600 cartas del siglo XIX que hallaron en Ciudad de México.

Los objetos no son pretextos, sino los protagonistas; ellos nos ponen el cuestionamiento de cómo tenemos que tratarlos, circunstancias crearles para que sean los protagonistas: es una ética con lo inanimado…”

La máquina de la soledad implicó un año de trabajo, seis meses de investigación y otro tanto de producción. Shaday Larios explica que la estrategia de centrarse en la historia tras el objeto anuló la posibilidad de limitarse a los clichés nostálgicos sobre el correo postal y el arte de escribir cartas.

“Se nos transformó la mirada”, argumenta. “Más que una oda a la nostalgia o el pasado, La máquina de la soledad es un cuestionamiento de la escritura, de nuestro presente, a partir de esa tecnología precaria. Es un precedente, por ejemplo, de que escribas un mail o un mensaje, ese momento en que te sientas a escribir delante de cualquier soporte; lo que pasa es que antes había una cierta ritualidad y ahora hay otra”.

De allí que, entonces, Larios y Jomi Oligor, su compañero en escena, en lugar de sólo actores “somos como operadores de las historias, como detectives que cuentan estas historias, pero siendo nosotros mismos”.

 


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.