Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Enemigo del pueblo alza la voz ante el público

 


En pocas palabras

Solo hubo una función, pero la Compañía Nacional de Teatro logró plantarse con toda autoridad en Guadalajara con su versión de Enemigo del pueblo, de Ibsen, en un ejercicio que pide directamente al público que juzgue y luego reconsidere lo juzgado

0
Posted Septiembre 27, 2018 by

 
Qué hay que saber
 
 

Enemigo del pueblo es una producción de la Compañía Nacional de Teatro, dirigida y adaptada por David Gaitán, del autor noruego del siglo XIX Henrik Ibsen. Comenzamos diciendo que esta obra es un clásico de la literatura dramática y lo que hace un clásico a esta obra es esa pertinencia que no termina, que le sigue diciendo cosas importantes de la vida política y social a la gente de cualquier época y lugar (aunque seguramente a la gente de algunos lugares le dice más que a la de otros).

La obra tiene lugar en el siglo XIX. El doctor Luis Stockmann descubre que el agua del balneario del pueblo en que vive, principal atracción turística del lugar, que ha mejorado la economía y dado mejores condiciones de vida a todos, está contaminada y no debe ser utilizada so riesgo de contraer enfermedades severas. Alza la voz para advertir a la gente, pero las autoridades y los medios de comunicación tratan de callarlo, argumentando que él se ha convertido en el enemigo del pueblo, pues, si el balneario se clausurara y reconstruyera para mejorar sus condiciones, se tendría que pagar un precio muy alto.

Lo que hace de ésta una puesta destacable no es solo la anécdota tan sustancial y pertinente, sino el fenómeno teatral que ocurre durante la representación. Al principio de la función, mientras el doctor Stockmann está sentado en una silla en proscenio, una pantalla aparece y le da indicaciones a los espectadores de accionar unas pistolas de burbujas que se encontraban en sus butacas cada vez que él realizara una acción reprobable. ¿Qué es una acción reprobable? La pantalla dice que eso está a criterio del espectador. Comienza la obra y no son pocos los momentos en que los espectadores hacen sonar las pistolas de burbujas: cuando el doctor se burla de su esposa, cuando incomoda al pretendiente de su hija, cuando lanza insultos. El público, obediente, desde el anonimato y entre risas, lanza burbujas al aire y forma parte de esta teatralidad.

Es esta interacción con el público lo que hace de Enemigo del pueblo una obra destacable; sin embargo, no podemos dejar de lado la excelente interpretación actoral de todo el elenco, el trabajo de vestuario, escenografía, iluminación y utilería; la adaptación del texto. Una obra del calibre de una institución como la Compañía Nacional de Teatro, con su presupuesto y sus profesionales y expertos trabajando por hacer teatro…

La obra transcurre. El conflicto se desarrolla. La gente acciona cada vez menos las pistolas, quizá porque empiezan a creer que el doctor Stockmann es el bueno de la historia. De vez en cuando alguien hace sonar su pistola y se detiene pronto, pues nadie lo secunda, como si le incomodara resaltar entre la multitud y dejar el anonimato. David Gaitán, el director de la obra, ha involucrado al público en la ficción y no en vano, pues al final de la obra ocurre un giro de tuerca que, si me permite, le contaré a continuación sin ahondar en detalles para no arruinarle el final.

Tras una discusión con los medios y el alcalde del pueblo, se convoca a una asamblea a la que acude la gente. El pueblo es representado por el público. Tras exponerse el caso, Stockmann toma su turno para hablar y mira a la gente directamente. Se burla de los asistentes. Los hace sentir como tontos. Los imita accionando las pistolas de burbujas. En pocas palabras: se burla de la posición tan cómoda del público/pueblo en ese anonimato, aborregado, haciendo lo que le indican sin cuestionarlo, actuando en grupo y tomando malas decisiones con respecto al balneario, prefiriendo poner la vida de muchos en riesgo con tal de mantener sus intereses.

A pesar de que a estas alturas el personaje está furioso, lanza improperios a todo mundo y pierde la compostura por completo, nadie acciona las pistolas de burbujas otra vez. En cambio, los otros actores se encargan de colocar máquinas de burbujas en la escena, representando la desaprobación de la gente ante un discurso que como espectador suena bastante lógico, que hemos visto y vivido: la alienación de las masas, la corrupción del poder, el silencio ante las desgracias, el anonimato para armarse de valentía. Con esta instrucción indicada al principio de la obra, Gaitán involucró al público y transmitió su mensaje con efectividad, nos puso en nuestro lugar y nos dio mucho para reflexionar y pensar.

Es esta interacción con el público lo que hace de Enemigo del pueblo una obra destacable; sin embargo, no podemos dejar de lado la excelente interpretación actoral de todo el elenco, el trabajo de vestuario, escenografía, iluminación y utilería; la adaptación del texto. Una obra del calibre de una institución como la Compañía Nacional de Teatro, con su presupuesto y sus profesionales y expertos trabajando por hacer teatro. Sin contar con que el actor que interpreta a Stockmann, Luis Rábago, realizó la función con una mano vendada debido a un accidente con un buzón de escenografía que cayó y lo cortó en la cancelada función del sábado 22 de septiembre, primera de las dos que habría dado el espectáculo en Guadalajara.

Enemigo del pueblo es una obra para reflexionar sobre nuestro papel en la vida política y social de donde vivimos, no sin dejar de lado el entretenimiento, diversión y experiencia significativa que una obra teatral puede ofrecer. Si el Conjunto de Artes Escénicas decide traer alguna otra producción de la Compañía Nacional de Teatro, ¿a usted cuál le gustaría ver? ¿Sabía usted que acaban de estrenar Latir, de la autora Bárbara Colio, y han tenido todas las funciones llenas? ¿Y si alguien le hiciera la sugerencia a Cultura UDG?


Jorge Arturo Tovar

 
Estudiante de la licenciatura en Relaciones públicas y comunicación de la UDG. Colaborador en Radio UDG. Se forma como actor, dramaturgo e improvisador.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.