Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Desmemoria en la Muestra Estatal de Jalisco

 

 
En resumen
 

Columnas:
 
2015:
 


En concreto

La MET es casi siempre el acontecimiento teatral más importante del año en nuestra localidad. Hubo un tiempo en el que los chicos de la prensa la seguíamos con un reportaje previo, nota especial cada día, incluidas fotografías, reseñas y entrevistas al público y participantes, además de la primera plana en las secciones de cultura para reseñar la ceremonia de premiación. Los teatreros y sus teatros eran atractivos para la prensa, ¿y cómo no?, si además de los teatros llenos había polémica: gritos de los inconformes, sombrerazos, mentadas y hasta golpes (poco de cada cosa, para ser sinceros, pero nada hay más atractivo para la prensa que los escándalos). Hoy en día hay periódicos que ni siquiera la mencionan.

3
Posted Agosto 25, 2015 by

 
Lectura general
 
 

Iniciamos esta Peripecia con algunas preguntas que contestaré al final de la misma: ¿Cuál es el número de edición de la Muestra Estatal en este 2015? ¿Por qué sólo se le llama Muestra Estatal de Teatro (MET 2015), sin mencionar el número de edición?

Soy un estudioso diletante de la Muestra Estatal de Teatro de Jalisco. He sido curador de ella en tres ocasiones, jurado en una; como periodista y crítico la he seguido desde hace más de veinte años y como productor y dramaturgo la gané en una ocasión. En la Enciclopedia Jalisco en el Mundo Contemporáneo y en el libro Itinerario de la Cultura en Jalisco. Consultas Públicas del CECA en el 2006 se publicaron sendos ensayos de mi autoría; en ambos hablo sobre lo que significa la Muestra Estatal y sobre la importancia que tiene para la comunidad teatral y el público de teatro.

Pero, principalmente, quiero mucho a la Muestra Estatal de Teatro; por eso es que escribo sobre ella.

 

Un poco de historia

Al gran actor Jesús Hernández le encanta regañarme y corregirme cuando afirmo que El apartamento, de Guillermo Covarrubias, fue la primera obra seleccionada para participar en la Muestra Nacional, y surgió de algo parecido a una primitiva MET. El portentoso Jesús me dice que Muestras Nacionales había desde los setentas y siempre participaban representantes de Jalisco en ellas; yo le contesto a Jesús que el membrete de la Muestra Nacional, la que se llama así hoy en día, inició unos años después de aquellas otras Muestras Nacionales.

m2010ubú

Ubú Rey, obra ganadora en la MET 2010.

Después de El apartamento comenzó ya en forma la MET (o su nueva época, desde aquí podría comenzar la numeración), y ha seguido existiendo con algunos cambios hasta nuestros días. De ella surgieron montajes ganadores maravillosos, como Intimidad, dirigido por Daniel Constantini; En el lugar del corazón, dirigido por Ricardo Delgadillo; Los niños de sal, dirigido por Moisés Orozco, y La dama duende, dirigido por Fausto Ramírez.

La MET es casi siempre el acontecimiento teatral más importante del año en nuestra localidad. Hubo un tiempo en el que los chicos de la prensa la seguíamos con un reportaje previo, nota especial cada día, incluidas fotografías, reseñas y entrevistas al público y participantes, además de la primera plana en las secciones de cultura para reseñar la ceremonia de premiación. Los teatreros y sus teatros eran atractivos para la prensa, ¿y cómo no?, si además de los teatros llenos había polémica: gritos de los inconformes, sombrerazos, mentadas y hasta golpes (poco de cada cosa, para ser sinceros, pero nada hay más atractivo para la prensa que los escándalos). Hoy en día hay periódicos que ni siquiera la mencionan.

Muestras grandes, medianas, pequeñas, de buena, mala y regular calidad. Si algo une a lo variopinto de las muestras es que no tienen un reglamento definido, no tienen una visión, misión o propósito claro de existencia.

Algunas muestras le dieron el pase directo a los ganadores a una desaparecida Muestra Regional o a la Muestra Nacional (de hecho, su función natural debería ser ésa: el pase a la Muestra Nacional, pero eso es otra historia); en otras ocasiones había dinero para los ganadores, y la mayoría de las veces sólo un diploma corrientito. En un año la MET se convirtió en festival, porque los teatreros que fueron a la junta donde se organizó, dijeron que no se debería competir, sino festejar; el resultado: un festival gigantesco en donde todas las obras que estaban en cartelera y otras más le entraron, así que más de cuarenta obras participaron; fue un fracaso igual de grandote, a muy pocos interesó y se ofrecieron funciones con teatros semivacíos.

m2011ramona

Corre, Ramona, corre, obra ganadora en la MET 2011.

Muestras grandes, medianas, pequeñas, de buena, mala y regular calidad. Si algo une a lo variopinto de las muestras es que no tienen un reglamento definido, no tienen una visión, misión o propósito claro de existencia.

Cuando fui curador junto con mis compañeras (Dolores Tapia y Dalia Zúñiga), no sólo elegíamos los montajes que considerábamos de mejor calidad: también elaborábamos nosotros mismos nuestro propio reglamento, nuestras propias categorías. Por ejemplo, en una ocasión en la que 45 montajes se presentaron para ser elegidos, decidimos que un director no podía estar con dos montajes entre los 14 elegidos; es decir, pensamos en la calidad, pero también en la equidad.

Sugerimos que también haya categorías: si pedimos regularmente que los espacios tengan vocación, es decir, que esté claramente definido si en un foro y en un día se presentan obras de estudiantes o de profesionales, para niños o para adultos, nos pareció de lo más congruente que en una muestra se presente lo mejor del teatro local, pero con una definición de categorías bien clara (principalmente si se trataba de un grupo estudiantil, si era un montaje que representaba un examen de graduación, si el director hacía su debut, o si el director había ganado alguna otra MET).

 

El teatro es efímero, pero no su registro

La MET es bondadosa y al mismo tiempo brutal. Es bondadosa porque un joven inexperto puede presentar un buen trabajo en cualquier área escénica y ganar su categoría (actor, director, montaje). Y es brutal porque grandes artistas que ya han ganado la MET en alguna de sus categorías pueden quedar fuera de la muestra, sin siquiera recibir la oportunidad de presentar su trabajo actual. La MET iguala a los artistas, no importa que compitan entre sí maestros y alumnos.

La MET es bondadosa y al mismo tiempo brutal. Es bondadosa porque un joven inexperto puede presentar un buen trabajo en cualquier área escénica y ganar su categoría. Y es brutal porque grandes artistas que ya han ganado pueden quedar fuera, sin siquiera recibir la oportunidad de presentar su trabajo actual. La MET iguala a los artistas, no importa que compitan entre sí maestros y alumnos.

El teatro como arte es efímero, pero los registros que se hacen de la escena no lo son. ¿Quién debe llevar esos registros? Tal vez los periodistas especializados (¿existen hoy en día?), tal vez algún estudioso del teatro local (de pronto se hacen algunos ensayos, como los que menciono en este artículo); pero, principalmente, quien debería tener un registro detallado de las Muestras Estatales de Teatro y su historia es precisamente la institución que las organiza y convoca: la Secretaría de Cultura de Jalisco.

En los últimos tres años la MET se ha mantenido con seriedad, buena calidad y buena aceptación por parte del público (como siempre, en su mayoría hacedores de teatro y estudiantes de teatro). Gabriela Escatell ha cumplido con un buen trabajo. Hay talleres, puestas invitadas y actividades atractivas colaterales a la muestra.

Donde creo que se podría mejorar es en la selección de las obras, en la curaduría. Me he pronunciado por que en los concursos haya una mayoría de jueces foráneos: si los tres jueces fueran locales, existiría la posibilidad de que se cobraran agravios pasados o se pagaran favores; así es nuestro medio, pequeñito y endogámico. Sin embargo, hoy en día se ha llegado al extremo de que no haya ningún juez local: así se corta de tajo la memoria de la misma MET.

 

Cosmética del enemigo, una de las obras premiadas en la MET 2012.

Cosmética del enemigo, una de las obras premiadas en la MET 2012.

En un gran artículo, Humberto Robles reseña el círculo vicioso en el que se ha caído con la entrega de becas; finalmente la mayoría de los que ganan una beca federal de alguna forma son conocidos, cuates o recomendados de los mismos funcionarios artistas que deciden a quién darle las becas. Al imitar el mismo procedimiento de selección de la Muestra Nacional, es decir, sólo con la revisión de carpetas y videos, se corre el riesgo del que escribe Humberto. Los jueces de fuera vienen con muy pocos conocimientos de la historia de la MET, conocen seguramente a los teatreros de Jalisco que se han presentado en festivales y muestras nacionales, y nada más. Los jurados actuales, si es que vieron en vivo una o dos de las obras que se presentaron en la selección, fue mucho. Decidieron con base en las carpetas y tal vez en un pase rápido de escenas del cd, y nada más.

Esta forma de elección se ha cuestionado mucho en la Muestra Nacional; no es digna de ser imitada. Tampoco es digno de ser imitado el pasar por el rasero estético sólo de artistas formados en el Distrito Federal.

Donde creo que se podría mejorar es en la selección de las obras, en la curaduría. Me he pronunciado por que en los concursos haya una mayoría de jueces foráneos: si los tres jueces fueran locales, existiría la posibilidad de que se cobraran agravios pasados o se pagaran favores; así es nuestro medio, pequeñito y endogámico. Sin embargo, hoy en día se ha llegado al extremo de que no haya ningún juez local: así se corta de tajo la memoria de la misma MET.

Así que sugiero que para seleccionar los montajes en la futuras ediciones de la MET haya una mayoría de jueces de fuera, es decir, dos, y que haya un juez local, pero no cualquiera: algún experto en muestras estatales (si no lo hay, que lo hagan) que pueda orientar a los jueces lectores de carpetas y espectadores de videos acerca de lo que ha pasado en otras muestras, que los oriente con un poquitito de nuestra historia, que sirva para explicarles que Jesús Hernández y Sara Isabel Quintero han sido nominados y han ganado varias veces como mejor actor y actriz; que Moisés Orozco ha ganado varias categorías. Que alguien les informe que Javier Lacroix, Azucena Evans y Carlos Cacho han presentado grandes actuaciones y se han ganado sus respectivos premios; que les informe que Luis Manuel Aguilar Mosco tiene innumerables premios y nominaciones; que les cuente que El viaje y La ira de Víctor Castillo, dirigidas por él mismo, recibieron grandes aplausos; que Eduardo Villalpando arrasó con los principales premios con su montaje El lugar donde mueren los mamíferos; que Los hijos de Sánchez, dirigida por Javier Serrano, sorprendió por su frescura; que Carmen Pérez Borrayo, Rafael Garzaniti, Carlos Vázquez, Miguel Lugo y Beto Ruiz han presentado extraordinarios trabajos; que Ihonatan Ruiz ganó dirigiendo Ubú Rey en versión de teatro para títeres; que Manuel Parra le ha dado oxígeno a varias ediciones; explicarles que Susana Romo, Marco Pérez, Marisol Méndez, Olga Valencia, Karina Hurtado, Mauricio Cedeño, Olaf Herrera, Lucía Cortés, Paloma Domínguez, Elizabeth Solís y Mely Kundera han conmovido con sus actuaciones; decirles que Darío Roca y Jossy Méndez, de seguir como van, serán los grandes ganadores en un futuro cercano. Que les platique sobre estos y tantos otros grandes artistas que no menciono aquí (disculpen). Es decir, que alguien les explique a los jueces de fuera (si no pueden ver los montajes en vivo) que el teatro jalisciense tiene su historia y que en él hay grandes artistas que han hecho una carrera y que le han dado esplendor a las Muestras Estatales; que no se trata únicamente de presentar carpetas bonitas y videos con una primera escena atractiva.

No propongo el pase directo para los que han hecho algún buen papel en muestras pasadas, pero sí consideración y respeto a su historia como factores importantes para seleccionar su trabajo.

Viaje de tres, obra ganadora en la MET 2013.

Viaje de tres, obra ganadora en la MET 2013.

 

Para terminar

¿Es demasiado pedir que se consideren los antecedentes de los artistas y la historia de su trabajo en la misma MET?

También es una consideración para el público; si fuera futbol los aficionados querrían ver al campeón Alemania jugar el próximo Mundial; si fuera cine, los espectadores querrían ver a González Iñárritu competir nuevamente por un Óscar.

Los tres jurados de fuera para el concurso en sí de la MET no tendrán el mismo problema que los seleccionadores (conque no todos se hayan formado en la misma estética, basta) ya que ellos verán en vivo todos los montajes, no necesitan ninguna orientación sobre los trabajos más que la diáfana y clara representación de la obra en vivo.

Contesto las preguntas del inicio de este artículo: la edición de la MET 2015 no está numerada porque en todas las administraciones de Secretaría de Cultura nunca han tenido idea de qué edición se trata, y no lo saben porque o no tienen registros de la misma y no creen que sea importante contar una historia teatral a partir de lo que los artistas han hecho en la MET, o simplemente no se han dado a la tarea de investigar. Lo que sí es un hecho es que menosprecian la historia.

El teatro es efímero como arte, pero no desmemoriado. Aún hay tiempo para corregir. Privilegiar la buena calidad, claro, pero que lo hecho en el pasado tenga el peso específico que debe tener a la hora de seleccionar las obras. Empecemos con ponerle numeritos a las muestras: hay una larga y afortunada historia que las respalda.

Encuentros secretos, montaje ganador de la MET 2014.

Encuentros secretos, montaje ganador de la MET 2014.

 

Jorge Fábregas es escritor y ha sido crítico de teatro. Su obra Viaje de tres ganó los premios a mejor montaje y mejor dramaturgia en la Muestra Estatal de Teatro Jalisco 2013 y el Premio Nacional de Dramaturgia Fernando Sánchez Mayáns en 2008. Está publicada en Los Textos de La Capilla.

Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


3 Comments


  1.  
    divergente

    Un gran análisis claro y preciso y un gran compromiso con el teatro y con la historia del mismo. Este compromiso es el que necesitamos en la Secretaría de Cultura de cada estado de la república, sin duda.




  2.  
     
     
     
     
     

    un gran meta análisis que deja claro los matices y clarobscuros en la gesta y operatividad de la MET. Para los entusiastas e iniciados es motivante y seguro para la elite y precursores es un compromiso el evolucionar. Nadie sabe lo suficiente para negarse a un conocimiento nuevo. Felicidades por el texto.





Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.