Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

El público, gran pendiente de la Muestra de Teatro de Jalisco

 

 
En resumen
 

Categoría:
 


Atención

La coordinadora de Teatro en la Secretaría de Cultura estatal defiende los avances de la cita anual de las artes escénicas, pero admite que entre los ajustes que siguen pendientes está mejorar la atención al público.

0
Posted Septiembre 11, 2016 by

 
Lee
 
 

Como muchos artistas de teatro en Guadalajara saben, Gabriela Escatel es una de ellos: trabajó por años de forma independiente antes de que fuera invitada a encargarse de la coordinación del área dentro de la Secretaría de Cultura de Jalisco. En su cuarto año como funcionaria no ha cambiado su opinión: que la función pública es agotadora y absorbente.

Pero también, cuando se le pregunta por la Muestra Estatal de Teatro (MET) de Jalisco, opina de ella con gusto. De acuerdo con la funcionaria, la Muestra ha crecido y está en el camino a conseguir algo que la administración se propuso al llegar en 2013: que fuera más que sólo un concurso para los teatreros del estado.

En entrevista, Escatel admite, sin embargo, que la MET es también un producto que requiere de más cambios y de ajustes administrativos: subraya que el programa ya es una iniciativa que tiene una posición específica en el organigrama y los planes de trabajo de la dependencia, la considera un producto que aún está lejos de consolidarse y, reconoce, aún no cumple con la misión de convocar al público de la manera ideal.

En el año de la vigésima edición de la Muestra —y mientras se asienta una reforma federal para que todas las entidades federativas tengan Muestra propia y se reorganicen las Muestras Regionales—, Escatel sí defiende, sin embargo, a la reunión jalisciense como una iniciativa que debería permanecer y de la cual aún deben apropiarse los artistas.

Gabriela Escatel, coordinadora de Teatro en la Secretaría de Cultura Jalisco. Foto: FB Cultura Jalisco.

Gabriela Escatel, coordinadora de Teatro en la Secretaría de Cultura Jalisco. Foto: FB Cultura Jalisco.

Qué tiene la Muestra

80 personas trabajan en la Muestra, sólo en el equipo que lo opera; si se incluye a los artistas que dan funciones o talleres, este año serían 300 personas.

1.44 millones de pesos cuesta actualmente, incluyendo dinero federal: paga honorarios de artistas invitados y locales, hospedaje y alimentación, jurado, talleristas.

640 mil pesos de inversión federal: al ser 2016 el primer año con Muestras Estatales en todo el país, hay un presupuesto que se destina por igual a todos los estados.

800 mil pesos fueron invertidos por el Gobierno del Estado; en 2015 fue la misma cantidad, pero sin inversión federal.

25 funciones de teatro.

19 obras en competencia: 15 elegidas por el jurado, 1 invitada mediante mención honorífica y las 3 ganadoras del Encuentro de Teatro del Interior

$10,300 para cada una de las 15 seleccionadas por el jurado como estímulo por su participación.

5 obras invitadas desde Ayutla y Unión de Tula, Jalisco; Ciudad de México y Yucatán y Buenos Aires, Argentina.

5 talleres para creadores

4 gestores culturales invitados desde otras ciudades para ofrecer intercambios con obras exhibidas en la Muestra; en caso de haber obras elegidas, Cultura Jalisco paga el transporte y además les entrega $12,500 como estímulo.

1 pase a la Muestra Regional de Teatro Zona Centro Occidente: un jurado calificador que escogerá a los ganadores del concurso interno de la MET también seleccionará a la obra representante de Jalisco.

Encuentro MET, pensado como un encuentro de trabajo para artistas y este año se expandió para incluir a representantes de 12 foros independientes del país.

—¿Cuál es tu opinión acerca de lo que es la Muestra Estatal de Teatro de Jalisco, después de estos años al frente de la coordinación en la Secretaría de Cultura?

—Evidentemente, ha ido creciendo, no sólo en tamaño, sino en muchas cosas: ya no es solamente una muestra de trabajos. Un poco me pasaba eso antes de entrar a la función pública: así la vi en las ediciones en las que participé, salvo el año en que se organizó aquí la Muestra Nacional y en que participar te daba el pase para la Nacional. La verdad es que en otras veces… bueno, sí, quería entrar, pero no era mucha la diferencia.

“Desde el primer año, 2013, en esta administración, lo que quería es que la Muestra fuera algo más, que sirviera ya no sólo como competencia, más allá del estímulo, que puedes poner en tu currículum, pero que lo importante no fuera cuál fue la obra ganadora: que eso se pudiera cristalizar en más trabajo. Desde el primer año se hizo el intercambio con San Luis Potosí, por ejemplo: la obra ganadora se va a San Luis y nosotros recibimos a otra, y también desde el primer año hay talleres.

“En el primer año me pareció que hubo un avance, pero en 2014 vi que le faltaba más. Entonces hicimos una retroalimentación con los participantes de 2014 para ver cómo podíamos mejorar la Muestra y de allí salió el Encuentro MET, y creció el intercambio: que no sólo viniera San Luis sino también otros estados.

“Otra cosa que pasó es que se integró el invitado internacional. Fue una cuestión coyuntural: había planes para un festival, se intentó, no se pudo; al final (la secretaria estatal) Myriam Vachez decidió aumentar el presupuesto y que la Muestra Estatal albergara eso. Y me pareció que tenía muchísimo sentido, pero además me pareció súper pertinente que tuviéramos un invitado internacional porque no será el protagonista, sino que viene a dialogar con lo que hay aquí: que no se perdiera que los protagonistas siguen siendo los artistas jaliscienses, pero que hubiera un plus; un intercambio internacional que fuera como una plataforma de crecimiento y de proyección”.

 

En ese contexto Escatel asegura que los efectos positivos de la Muestra jalisciense van más allá de lo que se ve en los días de su celebración. Se refiere, por ejemplo, a la que oportunidad de los intercambios con otros estados signifique invitaciones a grupos en específico.

“Yo no hablaría de que ya está consolidada, que significaría que es poco movible, sólida; creo que aún tiene que moverse, como el teatro, que todo el tiempo debe estarse ajustando”

—¿Dónde ves al público en torno a la Muestra?

—Ahí es donde nos falta un montón. Yo creo que la Muestra debe ser para los artistas y también para el público; para los teatristas tiene que servir como un catalizador de otras cosas, pero finalmente lo hacemos para el público: todo está pensado en ellos como espectadores; incluso las actividades de profesionalización del sector, al final, tienen consecuencias sobre el público: que tenga mejores productos y vaya al teatro y consuma más.

“Ha ido mejorando; por ejemplo, el hecho de que ahora se cobre. Es muy complejo: por un lado, hacerla gratis permite que venga mucha gente; por otro lado, cobrar lo facilita: la gente asimila mejor que no haya boletos para una función; si son gratuitos y no cabe, la gente enfurece. El precio es muy accesible, pero lo que sí es verdad es que no hemos logrado tener un canal efectivo de comunicación. Sí ha mejorado; la prueba es que hoy no tuvimos una cola de dos horas de gente molesta que esperaba a entrar. Pero también es cierto que mucha de la promoción se hace en redes y mucha gente no tiene acceso a redes. Estaría bueno poder vender paquetes de boletos; ahora tenemos Ticketmaster y en eso ganamos, mucha gente puede comprarlos por internet, pero no puede hacerlo para cualquier espacio… En fin, se está ajustando”.

 

—¿Qué es lo más te gusta de la Muestra?

—La participación: creo que hay un ambiente padre entre los creadores y el público. Me gustaría que la gente viniera también los fines de semana, a las temporadas regulares. Pero lo que más me gusta es pensar que la Muestra no se acaba, que tiene eco a lo largo del año. Por ejemplo: van regresando los chicos de Graffiti de dar función en San Luis Potosí y fue porque los vieron en la Muestra del año pasado; a Monterrey se van Las casas con olor a pez apestoso… en tres semanas, y fue por la Muestra del año pasado; en junio volvieron los grupos invitados de España que estuvieron en la Muestra del año pasado… Eso me gusta ver: que, aunque concentramos muchas actividades en poco tiempo, resuenan en otras cosas a lo largo del año.

 

—¿Y lo que menos te gusta?

—No sé si es lo que menos me gusta, pero lo que sí es muy pesado es hacer toda la tramitología interna para que sea posible. La cantidad de detalles y saber que un error no se puede resolver tan fácil, sino que implica empezar desde cero la cadenita de trámite, eso es lo más cansado.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.