Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

Donde viven los bárbaros: una bárbara obra para sentirse bárbaro

 


Atención

¿Quiénes si los incivilizados, los que carecen de ética y capacidad de tolerancia, los que emplean la violencia para defenderse, los que no han aprendido a dominar su instinto para poner por delante su inteligencia? Antes de que usted conteste que son “los otros”, “los malos”, mírese en el espejo

0
Posted Septiembre 9, 2018 by

 
Lee
 
 

Una obra de ficción, con personajes complejos que tienen algo contra qué luchar, diálogos, situaciones al límite, picardía y mucho humor negro son algunos de los componentes de Donde viven los bárbaros, presentada el pasado 7 de septiembre en el Conjunto de Artes Escénicas como parte de la 22° MET de Jalisco.

Esta obra originaria de Chile hizo que el público riera a carcajadas durante más de una hora y se sorprendiera con el despliegue de cuestionamientos tan pertinentes y sustanciales que presenta. Se lo platico así: imagine que usted va caminando por la calle comiéndose un chocolito cuando, en un callejón, se encuentra con una mujer a la que varios hombres están violando y golpeando. Está cubierta en sangre y grita pidiendo ayuda. ¿Qué haría? Seguro me podrá decir que se metería a intervenir y trataría de salvarla. Quizá me diría que llamaría a la policía o que tocaría a las puertas de los vecinos para que entre todos ayuden.

¿Quiénes son los bárbaros realmente? ¿Los bárbaros son esos otros a los que vemos desde la distancia? Los migrantes, las prostitutas, los comunistas, los homosexuales, los neonazis, ¿todos aquellos distintos a nosotros a los que observamos desde nuestra elevada moral? O… ¿seremos nosotros?”

Déjeme le digo otra cosa: esa mujer a la que están golpeando y violando es prostituta. ¿Cambia algo? No mienta, sea honesto. ¿Seguiría usted con la misma voluntad para ayudarla? ¿O será que esa voluntad para ayudarla nunca la tuvo?

Donde viven los bárbaros plantea preguntas así de incómodas y complejas para poner a prueba a los personajes que se creen en un principio rectos y buenas personas, o bien son indiferentes ante estas situaciones. Uno de los personajes de la obra admite que al enterarse de que la mujer a la que golpeaban es prostituta “cambia en algo la historia”.

Entonces, la pregunta central de la obra se vuelve una paradoja cuya conclusión nos sorprende: ¿quiénes son los bárbaros realmente? O, como dice el título, ¿en dónde están? ¿Los bárbaros son esos otros a los que vemos desde la distancia? Los migrantes, las prostitutas, los comunistas, los homosexuales, los neonazis, ¿todos aquellos distintos a nosotros a los que observamos desde nuestra elevada moral? O… ¿seremos nosotros?

La obra comienza en la antigua Grecia, cuando un hombre nos cuenta un monólogo sobre esa cosa nueva llamada “democracia” (¿no es la democracia vernos todos como iguales?). Después se le encomienda la tarea de ir a buscar a los bárbaros, los enemigos de los griegos a los que imaginan como auténticas bestias para darse cuenta de que no son tan distintos de ellos.

Cambiamos de época y viajamos al 2017, donde tres primos se reúnen por primera vez después de no verse en mucho tiempo. De pronto, suena el teléfono. Una voz misteriosa le dice a uno de ellos: “Me voy a desquitar con tus seres queridos” y la tensión ya se siente pues no hay ningún motivo aparente para recibir esa amenaza y ése es solo el comienzo de un conflicto tras otro que hacen de la noche del reencuentro una verdadera tragedia y le dan a cada personaje algo contra qué luchar.

Otro de los primos no puede ver la vida a través del “velo”, interpreta todo lo que se le dice literalmente, y eso le da serios problemas de comunicación. Otro se vuelve asesino esa noche. Una mujer que llega está desahuciada, huyó de su familia en Grecia para buscar a los bárbaros. Otro último personaje solo quiere saber si mañana debe ir al trabajo o está despedido. El drama plantea sutilmente cada conflicto y en el punto álgido de la obra los resuelve uno a uno, generando en cada personaje una evolución o cambio verdaderamente significativo para terminar en un lugar completamente distinto del comienzo y, así, plantearnos esas preguntas incómodas y sustanciales de las que ya hablábamos.

Esta obra es lo que podemos llamar teatro dramático en toda la extensión de la palabra. Agradecí inmensamente la presencia de este proyecto en la MET, pues cada vez menos observamos este tipo de teatralidad en la ciudad (aunque sigue presente).

La obra fue una entera ficción, sin ningún rompimiento para “aterrizar” a la realidad. Fue enteramente dialogada. El factor humano fue fundamental en su realización, es decir, la atención y el peso del trabajo se lo llevaron los actores. En escena se contó con apenas unas pocas sillas, unos vasos y una botella. La música, por otro lado, también se escuchó poco durante la obra, pero aportó tensión y emoción solo en los momentos necesarios. Donde viven los bárbaros se llevó mi aplauso de pie (que ya no otorgo tan fácilmente).

Como siempre digo, lo mejor de la Muestra Estatal de Teatro es conocer discursos, teatralidades y artistas extranjeros. Esta Muestra nos dejó con buen sabor de boca. Veamos qué sorpresas nos dan para la próxima. Mientras tanto, usted, espectador, no descanse, que la Muestra se acabó pero la cartelera sigue con mucho que ofrecer. No sea un bárbaro y visite su teatro más cercano.

 

Blueline.TV transmitió completa la función de la MET Jalisco 2018.


Jorge Arturo Tovar

 
Estudiante de la licenciatura en Relaciones públicas y comunicación de la UDG. Colaborador en Radio UDG. Se forma como actor, dramaturgo e improvisador.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.