Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

Lennon, Guanatos y la identidad juvenil

 

 
Overview
 

Género: , , ,
 
Director:
 
Actores: , , ,
 
Autor:
 
Otros Creativos: ,
 
Mes:
 
Foro:
 
Domicilio: Ágora del Ex Convento del Carmen: Avenida Juárez, entre 8 de Julio y Pavo
 
Precios: $80 general, $60 con credencial de descuento
 
Horario: 19:00 horas
 
Temporada: Tercera temporada: jueves y viernes de junio de 2015, desde el viernes 5
 
El voto popular
00


User Rating
no ratings yet

 

Lo mejor


¡Cuéntanos qué te pareció!

Lo mejorable


¡O dinos si algo no te gustó!


En pocas palabras

Lennon nunca estuvo en Guanatos es teatro hecho por jóvenes que pretende interrogar (o parodiar) una interrogante: las aspiraciones sobre las cuales basamos nuestra idea de la identidad.

0
Posted Junio 17, 2015 by

 
Qué hay que saber
 
 

Uno puede imaginarse durante un buen rato qué cosas le interesan a los jóvenes pero, como numerosos analistas han probado alguna vez, esa pregunta es tan irresponsable como preguntarse qué cosas le interesan a  las mujeres, a los sinaloenses o a los ingenieros: el grupo poblacional es tan exageradamente grande que resulta necio obtener una respuesta y no considerarla un corte injusto de la realidad. Y los jóvenes, además, son un grupo poblacional huidizo: a cierta edad el ser humano es muy susceptible a hundirse en el divertido proceso de construirse una identidad propia, o de intentarlo al menos, y es probable que no termine nunca de hacerlo.

¿Seríamos diferentes si a la ciudad le hubiera dado brillo un visitante célebre? ¿Si, en lugar de puros mariachis y muchos rancheros, hubiera sido Lennon un compositor en una cantina del Centro, novio de una muchacha de ojotes bien mexicanos, víctima del tequila en una de nuestras calles iluminadas con alumbrado público ámbar?

En Lennon nunca estuvo en Guanatos las preguntas que animan una trama detectivesca y caricaturizada son mucho menos complejas, pero igualmente serias: un grupo de muchachos universitarios descubre una pista que les permite investigar si por Guadalajara, alguna vez, pasó el brillante Beatle mayor —tú disculparás, Paul—, y entonces se enfrenta a la revelación, cada vez más truculenta, de numerosos secretos que esconde la noble y leal ciudad en la que viven. Peligros van y vienen, como en una aventura cinematográfica o una novela juvenil del siglo pasado, y los estereotipos de lo tapatío de repente se destapan como disfraces impunes de un mundo de asesinos, conspiradores y políticos manipulados por un poder mucho mayor que ellos.

Y al final, la pregunta posiblemente ni sea respondida: ¿seríamos diferentes si a la ciudad le hubiera dado brillo un visitante célebre? ¿Si, en lugar de puros mariachis y muchos rancheros, hubiera sido Lennon un compositor en una cantina del Centro, novio de una muchacha de ojotes bien mexicanos, víctima del tequila en una de nuestras calles iluminadas con alumbrado público ámbar? ¿No nos gustaría tener el equivalente, pero el merecido, a cuando en un pueblo puede decirse: “Por aquí pasó el general Cárdenas”, o en tal palacio de la capital una placa recuerda: “La reina Isabel II inauguró este salón de fiestas”?

Los muchachos de Lennon estuvo en Guanatos salieron, efectivamente, de la universidad: de Artes Escénicas en la UdeG, para más señas, y, como ha quedado establecido en sendas reseñas para sus dos temporadas anteriores, comenzaron este montaje como una aventura estudiantil reducida a requisito curricular. Como ya salieron de la carrera, sigue vivo el espectáculo que desarrollaron con creativos como el dramaturgo el director Fausto Ramírez y el dramaturgo Saúl Enríquez, y ahora aseguran que lo presentan de manera profesional.

Su contenido, sin embargo, no ha cambiado: teatro hecho por jóvenes que pretende interrogar otra interrogante o, al menos, parodiarla: las aspiraciones sobre las cuales basamos nuestra idea de la identidad. Somos aquello que nuestros antepasados nos obligaron a ser, pero también, un poquito, aquello que a veces deseamos ser. Somos los hijos de los señores inmortalizados en el conjunto escultórico detrás del Degollado, los descendientes de un francés que inventó un bolillo más salado y más duro, los admiradores de las güeras alteñas y las playas vallartenses. Pero también, un poco, la ciudad que John Lennon alguna vez visitó. Aunque nunca haya venido de verdad.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.