Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

La buena vibra de La luz que causa una bala

 
 
Overview
 

Género:
 
Director:
 
Actores: , , , , ,
 
Autor:
 
Productor:
 
Grupo:
 
Mes: ,
 
Foro:
 
Domicilio: Calzada Independencia, junto al Parque Agua Azul
 
Precios: $120 general y $100 con descuento
 
Horario: Domingos, 18:00 horas
 
Temporada: Segunda temporada en junio y julio de 2018
 


En pocas palabras

El montaje para jóvenes del Colectivo Pies Hinchados logra imponer un ritmo sólido y disfrutable a un trabajo basado en varios recursos, pero sobre todo inspirado por un tema que invita a pensar el país desde la perspectiva de los adolescentes

0
Posted Julio 19, 2018 by

 
Qué hay que saber
 
 

Antes de pasar a los detalles, dejemos las cosas claras: vaya a ver La luz que causa una bala. Vale mucho la pena, queda una función nada más y quién sabe si repitan temporada. Teatro Experimental de Jalisco, en la Calzada Independencia junto al Agua Azul, a las 18:00 horas del domingo 22 de julio.

En Guadalajara es muy delicado recomendar una obra: tantito que no le guste y el espectador recién invitado no regresa jamás. La luz que causa una bala podría ser esa obra de 2018: ese montaje singular que, sin ser irreprochable, tiene los elementos suficientes para ser la recomendación segura, la que funciona con casi cualquier espectador y que hará que la gente tenga curiosidad de ir a ver más teatro de arte tapatío.

…el espectador no está frente a un dramón de aquellos, uno que impone la exposición de la violencia, sino un espectáculo acerca de cómo es ser joven incluso en un país como éste. Es una obra de niños nacidos durante la guerra mexicana, que han decidido que seguirán adelante”

Primero, está dirigida a jóvenes y adolescentes, pero es disfrutable para personas de cualquier edad. Segundo, su tema nos es muy familiar, pero hay que querer reconocerlo. Cuenta cómo un grupo de adolescentes vive una vida alegre, con ambiciones simples como cualquier persona de su generación, en un país que les impone las lamentables condiciones de la violencia. Un país de balaceras, de no poder salir a gusto por las noches, de gente que se hace poderosa porque lleva armas, de gente que perdió a su familia. En un país así, dicen los muchachos de esta historia, es más que digno el intento de ser feliz, de enamorarse o de soñar con una vida mejor. Y de hecho el espectador no está frente a un dramón de aquellos, uno que impone la exposición de la violencia, sino un espectáculo acerca de cómo es ser joven incluso en un país como éste. Es una obra de niños nacidos durante la guerra mexicana, que han decidido que seguirán adelante.

La luz que causa una bala es, además de así alegre, un espectáculo divertido y visualmente curioso. Los artistas del Colectivo Pies Hinchados (un joven grupo local que ha montado obras para niños y familias: 1, 2) traducen el texto del veracruzano Saúl Enríquez (quizá el más popular dramaturgo mexicano entre los teatreros de Guadalajara) a un espacio de estructuras metálicas que recuerda a un parque de juegos infantiles o a un gimnasio de barrio; ya Jorge Arturo Tovar se preguntó qué utilidad tienen las acrobacias que al menos dos de los personajes ejecutan aprovechando este tinglado y quizá habría que preguntarse algo muy simple: si se las quitáramos, ¿la obra perdería algo?

…parece que los artistas de Pies Hinchados quieren que esta obra salga bien, y el aplauso del público al final de la función se los refrenda. Sin ocuparse del aparato escénico, habría que calificarlo así: es una obra que deja una vibra especial”

Como sea, en La luz que causa una bala cinco personajes cuentan sus historias con un particular énfasis sobre un personaje sordo mudo, interpretado en lengua de señas por actores también mudos sordos (Lalo Sandoval y Manuel Cortés alternan funciones), y un intérprete de lengua de señas va traduciendo la función para el público no oyente: en la función del domingo 15 de julio había bastantes de éstos y salieron tan contentos como la mayoría del público oyente. Hay una niña que cumplirá los 18 y desea una fiesta inolvidable —a cargo de Alejandra Zavala—, una pareja de hermanos que huye en busca de una paz que les queda muy lejos —Venus Celeste y Alan Gibrain— y, como no podía faltar en una obra de teatro mexicana, un perro que habla; el actor Luis Córdova logra, sin embargo, dotar de gracia y claridad al Pirata, y de hecho todos sus compañeros en escena ofrecen al público un sencillo repertorio de rasgos fáciles de seguir y atender.

Un rasgo muy destacable del montaje es la dirección, a cargo de Gabriela Pescador, que logra imponer un sólido y constante ritmo al trabajo de los actores. La obra es clara al contar la historia, al exponer los conflictos de los personajes y al hilar las escenas con sentido lógico, y uno lo nota cuando advierte ciertos desequilibrios entre el trabajo de interpretación: los actores están tan comprometidos con que las acciones continúen de acuerdo con lo pactado, que dos o tres tropiezos en la función del domingo 15 se hicieron irrelevantes (de todos modos, vale la pena señalar que la secuencia en el desenlace, que seguramente debe exigirle mucha coordinación y atención a los actores en medio de acciones y diálogos atropellados, es precisamente la más difícil de lograr). La sensación de coherencia que deja el espectáculo es elocuente: parece que los artistas de Pies Hinchados quieren que esta obra salga bien, y el aplauso del público al final de la función se los refrenda. Sin ocuparse del aparato escénico, habría que calificarlo así: es una obra que deja una vibra especial.

¿Demasiado elogio para un montaje? ¿Pura buena suerte? ¿Lo que se comenta aquí es una buena función que no tiene por qué repetirse el domingo 22? Sepa. Pero lo que logró La luz que causa una bala —como mínimo— el domingo 15 de julio es algo que poquísimas, quizá ninguna otra obra tapatía ha logrado este año: invitar al público a que mire con sinceridad el triste país en el que vive sin obligarlo a sentirse triste, sino quizá impelido a seguir el ejemplo de sus personajes, que saben que el país está muy mal, pero sobre todas las cosas quieren seguir adelante.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.