Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

Hazme un hijo: más teatro, más diálogo, más público, más funciones

 

 
Overview
 

Género: , ,
 
Director:
 
Actores: , , ,
 
Autor:
 
Grupo:
 
Mes:
 
Foro:
 
Domicilio: Estudio Diana: 16 de Septiembre esquina Mexicaltzingo, junto a la entrada del Teatro Diana
 
Precios: $130 general y $100 estudiantes, maestros y tercera edad con credencial
 
Horario: Sábados 19:00 horas, domingos 18:00 horas
 
Temporada: Sexta temporada en foros desde 2012
 
El voto popular
00


User Rating
no ratings yet

 


En pocas palabras

La obra para adolescentes por excelencia de A la Deriva teatro vuelve para una sexta temporada de funciones en el Estudio Diana.

0
Posted Noviembre 6, 2015 by

 
Qué hay que saber
 
 

Hay poco nuevo que decir acerca de Hazme un hijo, producto estrella de la marca de teatro para públicos jóvenes (de cero a 19 años, básicamente) que es A la Deriva Teatro en Guadalajara. La compañía encabezada por los directores Fausto Ramírez y Susana Romo es una referencia nacional, un ejemplo de constancia y un auténtico espacio de temeridad en términos de resistencia y obstinación como empresa y negocio independiente. Su obra para adolescentes se reestrenará en noviembre de 2015 después de haber dado la función número 140 y, aunque la prensa local destaca por estos días cuán “necesario” es su discurso acerca del embarazo entre jóvenes, en realidad hay mucho más que decir sobre su eficacia como trabajo escénico.

La gran fortuna del trabajo de A la Deriva es que, precisamente, su montaje no persigue un fin didáctico de ningún tipo, y honra con eso al texto original…”

En principio, la compañía tapatía dio en el clavo con el texto de Enrique Olmos de Ita porque tradujo un libreto a un montaje que —quién sabe cómo— parece haber conectado con el público juvenil, con niños y adultos. Es un falso documental, una farsa cómica más narrativa que dramática, en la que dos muchachas y su perro —el famoso Patán— discuten asuntos como el deseo, el amor y la tentación del sexo en torno al embarazo de una jovencita y la decisión de tener o no tener al bebé. Numerosas entrevistas a involucrados secundarios aderezan el relato: a los papás de las muchachas, al novio de Lara, al condón que se rompió, al pene implicado en el caso y al osito de peluche que el perro Patán tortura desde hace años, sin que nadie lo defienda.

La gran fortuna del trabajo de A la Deriva es que, precisamente, su montaje no persigue un fin didáctico de ningún tipo, y honra con eso al texto original: Lara, la protagonista, tiene un dilema y lo enfrenta con tanta dignidad como miedo; su hermana Claudia no tiene nada que hacer, salvo fungir de testigo que juzga sin que sus opiniones ayuden a Lara porque, en el fondo, la decisión es de quien se embarazó y punto; y el perro Patán no está seguro de que le convenga un nuevo humano en la familia porque, en una de ésas, ya no van a quererlo tanto, habiendo alguien más a quien cuidar en casa.

¿Enseña Hazme un hijo a los adolescentes a pensar el embarazo juvenil, a tomar decisiones sobre el sexo con protección, a que nadie abuse de ellos en una relación sentimental? ¿Ofrece respuestas profundas, recetas para el futuro, teléfonos de servicio a donde llamar si tienes dudas respecto de tu noviazgo? Salvo quizá por la última, esa clase de preguntas es tan irrelevante que opaca a la gran fiesta de teatro que es este montaje: seres humanos como nosotros, que enfrentan sus conflictos e intentan resolverlos, se abren de capa ante el público y muestran que los verdaderos problemas dejan consecuencias permanentes, que no se resuelven con una obra de teatro de hora y media.

Nadie necesita que lo aleccionen para disfrutar esta obra, como si estuviera en una clase de educación sexual de la secundaria. No saldrá del teatro más sabio, más inteligente ni más preparado para enfrentar al mundo. En cambio, podría llegar a verse conmovido, afectado o incluso aludido, como niño, como adolescente, como adulto o como perro, con la historia de Lara, de Claudia y de Patán. Es cierto que el embarazo juvenil es un problema en Jalisco y en México, pero Hazme un hijo no va a resolverlo. Su logro es otro: durante más de tres años nos ha obligado a hablar de él y, hasta si hemos callado, a dejar que nos conmueva, nos afecte o nos aluda.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.