Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

80 días por suceder: todo lo que pensamos sobre el mundo

 
 
Overview
 

Director:
 
Actores: , , , ,
 
Grupo:
 
Mes:
 
Foro:
 
Domicilio: Tomás V. Gómez entre Justo Sierra y Avenida México
 
Precios: $120 general y $100 con descuento
 
Horario: Sábados 19:00 horas, domingos 18:00 horas, del 4 al 19 de agosto
 
Temporada: Segunda temporada en agosto de 2018
 


En pocas palabras

La novela de Julio Verne sirve de pretexto para hacer un viaje por la historia del siglo XX y algunos de sus más importantes sucesos… y para exponer ideas, muchas ideas, que limitan el espacio para la acción dramática en esta obra de A la Deriva Teatro

0
Posted Agosto 12, 2018 by

 
Qué hay que saber
 
 

Tras haber apostado que será capaz de dar una vuelta al mundo en 80 días, el aguerrido Phileas Fogg, con su fiel acompañante Passepartout, emprende un viaje por distintos países y sus acontecimientos. Desde Inglaterra, pasando por la India, Japón, Estados Unidos y de vuelta a Inglaterra, se enfrentarán a sucesos que les requerirán de astucia y valentía con tal de volver en el plazo señalado, al mismo tiempo que Fix, un detective de Scotland Yard, los persigue como principales sospechosos de un asalto al banco de Londres ¿Qué dijo? ¿Esto es La vuelta al mundo en 80 días llevada al teatro? Digamos que sí, pero no. La famosa novela de Julio Verne es solo tomada anecdóticamente y cabe señalar que en esta obra la anécdota no es lo primordial sino que solamente se vuelve un pretexto para recorrer los acontecimientos más importantes alrededor del mundo del siglo XX. Esto es 80 días por suceder de A la Deriva Teatro, dirigida y adaptada por Fausto Ramírez.

Nos encontramos ante una obra que toma imágenes y peripecias de la novela de Verne para concentrarse en acontecimientos que, a su vez, funcionan para enunciar ideas, argumentos o posturas sobre problemas políticos y sociales de los 1900s; obviamente todos siguen siendo pertinentes y ahí reside la razón de ser de la obra. 80 días por suceder es vuelta al mundo, pero también una vuelta al siglo XX.

Cabe preguntarse si el balance entre la parte anecdótica y la parte argumentativa es el adecuado. Es evidente que los momentos donde los personajes viajan y se encuentran en conflicto son disfrutables para el público. Son momentos chistosos y pintorescos. Inclusive hay actores que destacan por una creación de personaje muy simpática, como Gerardo Hernández que interpreta a Fix o Viridiana Gómez que interpreta a Passepartout. Sin embargo, los momentos de acción son pocos: la obra es en mayor porcentaje una exposición de ideas.

¿Qué habría pasado si se decide incluir acción dramática además de la exposición de las ideas? ¿Pierden peso las ideas o pueden ganar?

Recuerdo una parte en que Passepartout nos relata cómo salvó a una mujer a punto de morir quemada viva en la India como parte de una ceremonia religiosa. En lugar de ver a Passepartout narrarnos lo que ya sucedió, hubiera sido interesante verlo en acción arriesgando su vida por aquella mujer. Una vez terminada su narración, pasamos a la exposición de las ideas, donde las actrices hablan sobre los feminicidios y demuestran una clara y comprensible postura en contra. Si el objetivo de los artistas en este punto de la obra es hablar y ser claros sobre los feminicidios, lo lograron, pero ¿esta decisión excluye necesariamente a la acción dramática de la obra? ¿Qué habría pasado si se decide incluir acción dramática además de la exposición de las ideas? ¿Pierden peso las ideas o pueden ganar? Claro, de hacerlo en esta escena se tendría que hacer con toda la obra.

Quizá una sola obra con un mayor porcentaje de acción dramática encontraría bastante difícil el querer abarcar tantos temas con éxito. Creo que la acción dramática es el vehículo ideal para la exposición de un argumento y para conseguir que el espectador reflexione, se lo apropie, lo juzgue y lo comparta (alias: la catarsis). La decisión de un drama estructurado como el de 80 días… probablemente surge de esa dificultad y acude a una inmediatez donde nos saltamos cualquier complejo desarrollo de personaje o anécdota. En mi opinión, habría sido más contundente un drama anecdotario, pues así pareciera que apelamos solamente al público que simpatiza con nuestras ideas. A rigor, incluso podríamos decir que 80 días… es un espectáculo que no posee una catarsis, pues no hay conflicto: ofrece una visión unilateral de las cosas y no hay ninguna resolución. Reconozco que comparto las posturas que el grupo presenta, pero es innegable que, aunque no necesito que me expliquen porqué la guerra es mala, por ejemplo, es una cuestión llena de matices que puede ser analizada desde muchas perspectivas.

80 días por suceder, de A la Deriva Teatro, es una obra para adolescentes y adultos que le pedirá a usted que deje un poco de lado sus prejuicios (si es que los tiene) y disfrute con las aventuras de estos viajeros que abren su mente viajando por el mundo. Hay muchas otras formas de abrir la mente; una de ellas, creo yo, es ir al teatro. La obra está aún en temporada y tiene funciones en agosto, hasta el día 19, los sábados a las 20:00 horas y los domingos a las 18:00 horas. Ya me platicará qué le pareció.


Jorge Arturo Tovar

 
Estudiante de la licenciatura en Relaciones públicas y comunicación de la UDG. Colaborador en Radio UDG. Se forma como actor, dramaturgo e improvisador.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.