Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Un complot contra el mundo contado a ritmo de punk a principios del siglo XX

 

 
Lo básico
 

Género: , ,
 
Director:
 
Actores: ,
 
Clasificación:
 
Autor:
 
Foro:
 
Grupo:
 
Mes:
 
Domicilio: 16 de Septiembre y Mexicaltzingo, junto al Teatro Diana
 
Precios: $120 general y $90 estudiantes, maestros y tercera edad con credencial
 
Horario: Sábados 20:00 horas, domingos 18:00 horas
 
Temporada: Estreno en octubre de 2015, sábados y domingos hasta el día 25
 
El voto popular
00


User Rating
no ratings yet

 

Lo mejor


Dinos qué le viste de bueno...

Lo mejorable


...o si le viste algo no tan de bueno.


En pocas palabras

Viajes en el tiempo, ácidos, el desastre del Hindenburg, Samuel Beckett, Eugène Ionesco, una decepción amorosa que le salió cara al mundo, y un artista del postpunk mexicano que lo narra todo. ¿Le parece poco para un thriller detectivesco?

0
Posted Octubre 3, 2015 by

 
Qué hay que saber
 
 

Vintila Radulezcu sufrió una pena de amor y eso no se va a quedar así. Que levante la mano cualquiera que haya padecido el ardoroso golpe del despecho y/o el engaño: ¿no haría usted, oh juguete del destino, lo que fuera por una venganza ejemplar, inolvidable,  bien acomodada? Así que la mujer, que es una maestra de kínder a principios de siglo XX, prepara un complejo pero efectivo complot contra el planeta entero, que implica cultivar un ejército en el que involucra a dos de sus párvulos: Samuel Beckett y Eugène Ionesco, y que llevará al mundo a escenas como la del Hindenburg en llamas o la explosión de la Primera Guerra Mundial. Y eso que sólo fue una pena de amor.

El siniestro plan de Vintila Radulezcu merece, por estos días, numerosos adjetivos de parte de los reporteros que entrevistan a los involucrados en su montaje tapatío, que se estrena el sábado 3 de octubre de 2015 en el Dianita de Guadalajara: rocambolesco, estrafalario, singular; o de géneros que los suplan como categorías: sui generis es el más a la mano. La única forma de verificar si alguno de los reporteros atinó en sus calificativos es asistir a las funciones de este espectáculo del grupo tapatío La Nada Teatro, que logró convencer al escritor mexicano Martín Zapata de compartir el texto que ya dirigió antes para una nueva versión.

Pero hay que tener claro que el grupo local, al menos, se ha divertido con el acercamiento a esta rocambolesca-estrafalaria-singular aventura detectivesca-thriller-noir-absurda de Zapata que se solaza lo mismo con bromas sobre La cantante calva o Esperando a Godot que con referencias a la historia del siglo XX y algunas de sus imágenes. Todo esto va a contárselo a usted Illy Bleeding, un cantante postpunk mexicano que existió de verdad y pasó al texto de Zapata en una versión ficticia —como Beckett, como Ionesco, etcétera—, viaje en el tiempo mediante, para darle forma al furioso camino de venganza que dejó, como reguero de veneno tras de sí, la despechada Vintila.

“Un buen día Illy Bleeding decide regresar a su época por dos razones: le dieron muchas ganas de grabar un nuevo disco y extrañaba a sus amigos”. Lo dice entre risas Miguel Lugo, el director del montaje tapatío e impulsor de la mayoría de las iniciativas de La Nada Teatro, que se ríe como pocas veces cuando intenta resumir una sinopsis sobre El siniestro caso… En entrevista, dice que le cuesta trabajo porque es más divertido ensayarla y montarla que tener que contarla. “Es un humor negro muy particular, muy absurdo; a lo mejor es rebuscado y está lleno de referencias, pero yo decía: pues todos hemos oído hablar alguna vez de la Primera Guerra Mundial, ¿no? Es cultura general… Las referencias están allí. En el teatro siempre hay referencias”.

Wikimedia Commons.

El incendio del Hindenburg. Imagen de Wikimedia Commons.

—La Nada Teatro suele hacer montajes sobre temas graves y solemnes, y Vintila… podría ser una de esas excepciones en donde se van hacia la farsa o el humor negro. ¿Qué les da este recurso? ¿Los envolvió el tono punk?

—Fíjate que creo que sí: nos envolvió de tal manera que decidimos perseguirla como diera lugar. Cuando la leímos en 2013 (en la Semana Internacional de la Dramaturgia) de inmediato le dijimos a Zapata que nos interesamos, y tardamos dos años en conseguir el montaje. (…) Ha sido una cosa interesante esto de dislocarnos del tono común, ponernos retos diferentes. Queremos tener esta flexibilidad; o como diría Bruce Lee: be water, my friend; fluir un poquito, deschongarnos también; en los ensayos nos sale muy bien: a ver cómo se ve en escena.

—¿Cuál es tu idea del humor negro en el teatro?

—Yo pienso que es un motor necesario que nos abre la posibilidad de preguntarnos cosas; más allá del chiste fácil, el humor negro tiene un sabor agridulce y, por lo tanto, es doloroso; es una forma de ver la condición humana, como burlarnos de nosotros mismos como una cachetada con guante blanco, que es diferente del humor directo, que si no tiene algo altisonante no funciona.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.