Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Pluto: no hemos aprendido nada

 
 
Lo básico
 

Género:
 
Director: ,
 
Actores: , , , , ,
 
Clasificación:
 
Autor:
 
Foro:
 
Mes:
 
Domicilio: Ágora Jenkins del Conjunto de Artes Escénicas
 
Temporada: Temporada única en julio de 2018
 


En pocas palabras

La famosa comedia de Aristófanes fue presentada por Cultura UDG bajo la dirección del actor Rodrigo Murray, con casi veinte actores tapatíos de muy diferente formación

4
Posted Julio 24, 2018 by

 
Qué hay que saber
 
 
  • La imagen principal de este artículo fue tomada del Facebook del Conjunto de Artes Escénicas y están atribuidas a Nación Imago; mira el álbum al final de esta reseña.

Para estrenar el Ágora Jenkins, ubicada en la explanada del Conjunto de Artes Escénicas y la Cineteca de la UDG, el sábado 14 fui a ver Pluto, dirigida por el actor de cine y televisión Rodrigo Murray, con apoyo del tapatío Alejandro León como director adjunto, y con la actuación de un elenco de actores locales.

Pluto es la historia del dios de la riqueza. Una comedia griega escrita por Aristófanes hace más de dos mil años y que increíblemente no deja de decirnos cosas sobre la manera en que vivimos hoy, la economía, la causa de muchos problemas sociales y políticos, entre otras cosas. ¿Qué tan preocupante es que dos mil años de historia no nos hayan servido para aprender un carajo?

La Pobreza explica algunos principios básicos de economía muy comprensibles: si todos tienen dinero nadie querrá trabajar. ¿Cuál será el propósito? La Pobreza asegura ser la causa de todos los bienes de los seres humanos, al contrario de lo que se podría creer. Aquí es donde uno se da cuenta de que no se habla solo de la pobreza material, sino también de la de espíritu”

Un hombre llamado Crémilo visita a un oráculo pues está preocupado por su condición económica de pobre pero virtuoso. El oráculo le aconseja salir y seguir al primer hombre que se encuentre, sea el que sea. Crémilo comienza a seguir a Pluto sin saber que es el dios de la riqueza. En principio se extraña pues está ciego, pero decide no desobedecer al oráculo. Tras hablar con el pobre ciego y darse cuenta de que es Pluto, quiere llevárselo a su casa para hacer uso de sus poderes e incluso promete curarle la ceguera, bajo la premisa de que, pudiendo ver, la riqueza será mejor distribuida: los virtuosos que verdaderamente merecen el dinero tendrán más y aquellos corruptos que lo tienen en exceso tendrán menos.

Aquí entra La Pobreza, quien encuentra horrible lo que Crémilo pretende y trata de hacerlo entrar en razón. La Pobreza explica algunos principios básicos de economía muy comprensibles: si todos tienen dinero nadie querrá trabajar. ¿Cuál será el propósito? La Pobreza asegura ser la causa de todos los bienes de los seres humanos, al contrario de lo que se podría creer. Aquí es donde uno se da cuenta de que no se habla solo de la pobreza material, sino también de la de espíritu. Aristófanes nos dice paradójicamente que la riqueza es más que lo que poseemos, que incluso (en parlamento de La Pobreza) el mismísimo Zeus todopoderoso es pobre: si fuera rico daría medallas de oro en los juegos olímpicos; en lugar de eso el ganador se lleva una corona de olivo. ¿No es eso pobreza?

Este montaje que llegó como iniciativa de Cultura UDG es escaso en recursos o materiales escénicos: apenas un bastón de utilería, un par de botellas, entre otras pocas cosas. Su riqueza está en la calidad actoral de los intérpretes, que son aproximadamente una veintena. Debido a esto, la obra suele ir de momentos muy brillantes a momentos muy opacos, dependiendo de qué actor lleve la batuta. La mayoría de las actuaciones se concentran en la forma y corporalidad exclusivamente. Algunas son acertadas, otras no; incluso me hacen preguntarme por qué se tomaron esas decisiones de interpretación (por ejemplo, las de la actriz Ana Karina, que interpreta a una anciana a la que describen arrugada y sin dientes y, sin embargo, camina recta en escena, habla fluidamente, tiene todos los ademanes de una chica de su edad). He de decirlo: así como hay actores en esta puesta que denotan un trabajo actoral (aunque sea mínimo), hay otros que pasan solamente a decir su parlamento memorizado.

 

Estreyah Uribe, como La Pobreza, demuestra gran seguridad y un trabajo de análisis que la lleva a darle intención a todas sus palabras, de manera que no solo lo memorizó y lo dijo, sino que encuentra sentido en lo que dice: es expresiva, clara”

También debemos considerar que la convocatoria para actuar en esta puesta fue abierta y que cualquiera podía aplicar; mientras que algunos miembros del elenco ya habían tenido experiencia profesional, para otros probablemente consistió en un primer acercamiento a la escena, una muy buena oportunidad que hasta a mí me habría gustado aprovechar. Desgraciadamente desconozco la evolución personal de los actores durante el proceso, por lo que no me atrevo a calificar los resultados con una medida equivalente para todos. Lo único que puedo decir es sobre aquello que vi y que es evidente, sin afán de emitir un juicio o alguna exigencia. Algunas actuaciones destacables son la de Estreyah Uribe como La Pobreza, que demuestra gran seguridad y un trabajo de análisis que la lleva a darle intención a todas sus palabras, de manera que no solo lo memorizó y lo dijo, sino que encuentra sentido en lo que dice: es expresiva, clara. Verdaderamente actúa e interpreta. De igual forma, su participación en el coro (conformado por todos los actores que no están accionando, común en las obras griegas) destaca en expresión corporal.

Carión, el lacayo de Crémilo, interpretado por Héctor Torres, aunque palidece un poco en cuestiones corporales que hubieran enriquecido mucho su trabajo de estar mejor trabajadas, tiene una actitud cómica que mantuvo a la gente entre risas constantes. El mismo Crémilo, interpretado por Christopher Copado, aunque con una construcción superficial y formal solamente, acierta en una labor de protagonista que no es sencilla, plantándose en escena y guiando la historia con seguridad.

Narda Pulido, quien interpreta a Pluto, evidentemente se encontró con un gran desafío pues no es personaje sencillo. Su interpretación constó de varios lugares comunes y fue carente de una transformación o tránsito en las ideas; sin embargo, no nos encontramos ante una mala actriz, pues en otras ocasiones la he visto y posee muchas buenas herramientas.

Con cosas buenas y cosas malas, Pluto a fin de cuentas resultó ser un acercamiento para todo público con un clásico que, reitero, sigue siendo pertinente por lo mucho que puede decirnos sobre la sociedad: cómo actúan las personas con dinero y poder y el cómo actúan aquellas que no lo tienen.  ¿Qué es la riqueza? ¿A qué le atribuimos valor? ¿Qué pasa con alguien que hace esa transición de rico a pobre y viceversa? De igual manera, conocer la literatura clásica siempre es interesante por su gran valor literario.

Iniciativas como éstas, esperemos, sean fructíferas en su misión de acercar público al teatro y más específicamente al Conjunto de Artes Escénicas, un espacio que ya es nuestro, pero del que aún falta que nos apropiemos.

La obra ya no tendrá más funciones. Sin embargo, la ciudad y los teatros son muchos y los artistas aquí presentados seguro estarán en otros proyectos. Hay mucho que ver. Revise la cartelera y platicamos de eso.

Primera función de Pluto de Aristófanes7 de JulioÁgora JenkinsFotografías NACIÓN IMAGO

Posted by Conjunto de Artes Escénicas on Sunday, July 8, 2018


Jorge Arturo Tovar

 
Estudiante de la licenciatura en Relaciones públicas y comunicación de la UDG. Colaborador en Radio UDG. Se forma como actor, dramaturgo e improvisador.


4 Comments


  1.  
    Sófocles

    ¿Y una obra mía cuándo la van a actuar?




  2.  
    Eurípides

    Ah pinche Sófocles. Siempre has sido así de envidioso. Alégrate de Aristófanes.





Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.