Periodismo y teatro en Guadalajara

 


La familia es el centro del poder en Dulce Sodoma

 

 
Lo básico
 

Género:
 
Director:
 
Actores: , ,
 
Clasificación:
 
Foro:
 
Grupo:
 
Mes:
 
Domicilio: TeatroLaboratorio Rabinal está en Prisciliano Sánchez 675, segundo piso
 
Precios: $100 general
 
Horario: 20:00 horas, viernes y sábados de marzo, excepto el 31
 
Temporada: Estreno en marzo de 2017
 


En pocas palabras

El más reciente trabajo de este grupo y laboratorio tapatío utiliza técnicas de marcada expresividad física y vocal para construir una alegoría sobre el abuso.

1
Posted Marzo 11, 2017 by

 
Qué hay que saber
 
 

¿Algún día, en posesión de poder sobre otras personas, habrá quien decida no utilizarlo o, al menos, no para dañarlas? El dilema ético se presenta a cualquiera que haya tenido autoridad alguna vez: en el trabajo, en la escuela o, por supuesto, en la familia. Rabinal Teatro, grupo y laboratorio de teatro a la vez, explora en Dulce Sodoma, su montaje más reciente, lo que ocurre precisamente en este último espacio, una familia, cuando hay poder que ejercer y nadie quiere dejarlo sin darle uso.

Basado en una dramaturgia del director y actor Jorge Ángeles, Dulce Sodoma es un trabajo en el que este ensamble reexamina los recursos que lo han distinguido en la ciudad: el empleo de las técnicas del teatro no para construir un drama sino para presentar sucesos en las vidas de varios personajes.

Más reflexión que anécdota, más demostración que construcción, Dulce Sodoma diseña a tres personajes con una relación entre sí: un padre autoritario y hábil controlador, una madre sumisa y sacrificada a su matrimonio, y una hija con la oportunidad de romper el obvio ciclo de dolor que anticipa una familia así. Rabinal plantea que lo interesante en este triángulo no es tanto la crónica de sus tormentos, sino el posible final que encontrarán.

El camino rumbo a ese desenlace es una galería de momentos compartidos entre los tres: monólogos que retratan a los personajes y resumen los motivos que los impulsan, pero también que los enfrentan. En ese sentido, Rabinal sí ofrece con Dulce Sodoma una línea narrativa que seguir, en medio del esfuerzo de los actores para presentar a sus personajes mediante ejercicios que acentúan su desempeño físico.

“Apelamos no a la reflexión de la historia como tal, sino a la reflexión de las propias sensaciones que vive el espectador frente al fenómeno escénico, del cuerpo y la voz de los actores. Son frases sueltas las que se llevan los espectadores, no tanto una historia; la historia es a veces hasta un poco incomprensible en una narrativa tradicional, pero son frases e imágenes las que dejan una huella en el espectador. A ese tipo de vivencias estamos apostando”

—Jorge Ángeles

Función de Dulce Sodoma. Fotos: ÁgoraGDL.

El grupo, responsable de montajes como La danza de los destinos, Actum o Anamorphosys, quiso concentrarse en el poder como tema, explica el director Jorge Ángeles: “Los niños hacen bullying a otros niños porque hay un goce en el sometimiento del otro, los criminales muestran una saña, constantemente, en transgredir los límites; eso es el poder”.

La familia saltó como un espacio ideal para plantear esas reflexiones, según Ángeles, sin necesidad de recurrir a una situación límite, como una familia con violencia o alcoholismo, por ejemplo. “En todas las familias, que nosotros pensamos como normales, están estos lazos invisibles, esas cosas calladas, esa mirada que ya sabes que significa que te calles, esos temas de los cuales no se debe hablar en la familia”.

La primera temporada de Dulce Sodoma se extiende todo marzo, los viernes y sábados, excepto por el día 31. Es mejor reservar para garantizar lugar.

La voz después de un año de trabajo en laboratorio

Rabinal Teatro no sólo es un grupo de montaje de obras teatrales, sino sobre todo un espacio que funciona a manera de laboratorio para el entrenamiento de los artistas y para la exploración en escena que, con cierta frecuencia, lleva a presentar espectáculos. Tras sus años de trabajo, el espacio encabezado por Jorge Ángeles se ha labrado una reputación de interrogar técnicas como las del laboratorio grotowskiano, que son muy evidentes en el acento sobre la expresividad física que lucen sus trabajos.

Pero Dulce Sodoma, en particular, es un trabajo con énfasis en las voces. En el espacio que Rabinal sostiene como su sitio de trabajo y de presentaciones al público, el grupo traza un pasillo que lleva hacia un escenario, los dos cubiertos de una fina grava blanca, y separados del público con una malla. Los personajes se adueñan del espacio en una dinámica que tiene énfasis individuales, y el espectador termina por preguntarse si están de hecho en el mismo lugar.

Ángeles explicó que el grupo dedicó un año de su trabajo en laboratorio rumbo a Dulce Sodoma, con cuatro o cinco días de ensayo por semana.

Pero todo pasa por la expresión vocal, no sólo por sus discursos, sino sobre todo por los distintos volúmenes de voz que completan sus encuentros. Las dos actrices y Jorge Ángeles, que personifica al padre, deben echar mano de muy diferentes tonos y matices para presentar por ejemplo a sus personajes en diferentes edades. En la atmósfera algo claustrofóbica que construye el espectáculo, ese ejercicio vocal es uno de los elementos más llamativos.

 


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


One Comment


  1.  
    Cinthia

    Excelente!! Felicidades a los 3 actores, lo hacen fantastico, la escenografia, las voces, muy buen trabajo!





Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.