Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Hipocresía: el amor tiene un dulce olor a miel

 

 
Lo básico
 

Género:
 
Director:
 
Actores: , ,
 
Clasificación:
 
Autor:
 
Foro:
 
Grupo:
 
Productor:
 
Mes:
 
Domicilio: Calzada del Ejército 226-A, entre Medrano y Revolución
 
Precios: $100 general y $60 estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial
 
Horario: Jueves de mayo, 20:30 horas
 
Temporada: Estreno en mayo de 2017
 


En pocas palabras

Cierra temporada esta obra de Avraham González acerca de una historia de amor que se cuenta hacia atrás en el tiempo

0
Posted Mayo 24, 2017 by

 
Qué hay que saber
 
 

Un narrador borracho, con unos lentes tipo aviador, una grabadora y una profunda melancolía acecha al público, y con mucha capacidad de improvisación presenta Hipocresía, una obra escrita y dirigida por Avraham González, quien también interpreta al narrador omnipresente de esta historia.

El narrador describe la vida de sus personajes: comienza por el año 1985 y, aunque en un principio el acomodo del público (en una L) no favorece que los espectadores puedan ver las expresiones de los actores, la obra va modificándose con la ayuda de su escenografía simbólica: una silla roja y casi todo el complemento de madera en color dorado, un sillón con una lámpara y una alfombra que acota el espacio.

Un hombre (Adolfo Pérez Torres) y una mujer (Gladys Mejía), él en feliz matrimonio y ella con ideas fatalistas sobre la vida y el amor, cumplen con una de las ideas generales del texto, que es ironizar acerca del amor pero usando como vehículo la vida en pareja.

Una escena de Hipocresía. Fotos: Viridiana Quintero/ÁgoraGDL.

En lo que esta pareja muestra sus vidas al público, que los mira atento, el narrador ejerce los cambios cantando con su grabadora un “playlist” que va desde No te apartes de mí de Roberto Carlos y Olvidarte nunca de Los Golpes hasta Vamos a platicar de Los Terrícolas y otras piezas de la misma época. Al hacerlo interviene con el público y se escapan risas por causa del personaje, por su aspecto y su entonación; sin embargo, él recalca al público que juzgar los hechos de la historia no es la mejor idea, porque a cualquier persona le pueden ocurrir.

La pareja exterioriza un texto con ideas como que “felicidad es olvidar lo que te duele”; “entre el odio y el amor sólo hay un paso, entre el odio y la repugnancia también”, y “a cierta edad el amor te deja de interesar”. La trama devela lo que pasa al retroceder el tiempo: muestra no sólo lo que viven los actores en 1985, sino luego en 1984, 1983, febrero de 1982… y así hasta llegar a un final sorpresivo.

Entre improvisaciones según la manera en que reacciona el público, ante el cual se confiesa el narrador, Hipocresía y su música hacen cambiar de época al público y los actores, quienes no son los mismos al principio que al final: así como en la vida, las personas se transforman y las armas para defenderse de la opresión son el comportamiento, el rechazo y la indiferencia… mientras no caiga un meteorito y ocasione la muerte.

 

via GIPHY


Viridiana Quintero

 
Estudiante de Sociología, estudiante de talleres de actuación y colaboradora en ÁgoraGDL.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.