Periodismo y teatro en Guadalajara

 


El loco amor: cebollas, Ibargüengoitia y teatreros consolidados en escena

 

 
Lo básico
 

Género:
 
Director:
 
Actores: , ,
 
Clasificación:
 
Autor:
 
Otros Creativos: , , , , ,
 
Foro:
 
Grupo:
 
Productor:
 
Mes:
 
Domicilio: Calzada Independencia y Calzada del Campesino, junto a la entrada del Parque Agua Azul
 
Precios: $120 general, $100 para estudiantes, maestros y personas de la tercera edad
 
Horario: Viernes y sábados, 20:00 horas; domingos, 18:00 horas
 
Temporada: Estreno de Ánima Escénica en junio de 2017
 


En pocas palabras

Con un sólido reparto y en un retador proyecto para la directora Karina Hurtado, Ánima Escénica trae a escena al singular escritor mexicano en su faceta, más singular si cabe, de dramaturgo

0
Posted Junio 10, 2017 by

 
Qué hay que saber
 
 

Una comedia. Pero no una llena de chistes, sino una acerca de seres humanos ante situaciones inesperadas y que hacen que, al final, uno se ría y viva otras muy diferentes reacciones. Así es El loco amor viene, la obra del mexicano Jorge Ibargüengoitia que la directora Karina Hurtado presenta durante junio con el grupo Ánima Escénica, en un tributo al célebre humor del escritor guanajuatense.

El loco amor viene es una historia de un triángulo amoroso: una mujer y un hombre se enamoran, pero ella ya está casada. Pero el trabajo del autor emplea la anécdota apenas como un pretexto para una lluvia de ingeniosos diálogos que mezclan el refranero mexicano con un divertido erotismo y que, curiosamente, además sirven para reconocer cualquier romance universal.

Puro México

Con Karina Hurtado al frente, Ánima Escénica se ha mantenido activa por tres años con un repertorio que incluye las obras La historia de la oca y Nadie nos verá llorar, estrenada apenas este año. Sumar El loco amor viene es una forma de empezar un proyecto rumbo a dramaturgos mexicanos, que en el caso de los montajes futuros incluirá a dos autoras.

Con apoyo del fondo Proyecta, el grupo local preparará una versión de Los cuervos no se peinan, de la autora Maribel Carrasco; y más adelante, Producto farmacéutico para imbéciles, de Verónica Bujeiro.

Aunque no es la obra más conocida de la breve producción dramática de Ibargüengoitia, Karina Hurtado pondera la necesidad de hacer brillar el texto de quien, casi en forma unánime, es considerado uno de los escritores más valiosos del siglo XX mexicano, aun ante su inesperado fallecimiento (nacido en 1928, murió en 1983 en un accidente de avión), pero sobre todo ante la conciencia de que, como dramaturgo que no renunciaría a su pugnaz sentido del humor, “quizá no fue tomado tan en serio”.

“A mí me interesa mucho volver a darle voz con este montaje”, opina la directora. “Él abandona el teatro y se refugia en la narrativa y en estas cosas tan maravillosas que escribió después y nos describen tan bien. Creo que El loco amor viene tiene su sello, ese tan inteligente, tan punzante, tan irónico y tan certero”.

Hurtado subraya la oportunidad de presentar un texto comúnmente asociado con motivos costumbristas pero que, en realidad, “es atemporal. Él entendía perfectamente la forma en que los mexicanos nos vemos. Y creo que lo que más disfruto es la tragedia que termina abrazándonos con la risa: son situaciones tan terriblemente trágicas para los personajes, que te llevan a lo hilarante, en este lenguaje, sencillo, directo, divertido, pero no tonto ni carente de inteligencia ni de crítica”.

Pensado para adolescentes y adultos, El loco amor viene tiene temporada durante junio en el Teatro Experimental de Jalisco.

 

La “nueva old school

Un chiste sencillo le sirve a Karina Hurtado, Azucena Evans y Andrés David para recordar muchas cosas: por cerca de 20 años, cada uno de estos tres artistas del teatro tapatío ha sido presencia constante, siempre en proyectos que atraen atención. Como se los dijo una amiga que bromeaba: son “la nueva old school”, representantes de una generación de artistas en activo que los jóvenes ya toman como referencia.

Amigos los tres desde hace años —Azucena regresó a vivir a México en el año 2000 y asegura que los primeros conocidos teatreros que tuvo fueron Karina y Andrés David—, han coincidido en ocasiones contadas. Mientras que Karina y Andrés han sido colegas en proyectos impulsados por Luna Morena, primero, y por Ánima Escénica, después, como La historia de la oca, Azucena y Karina recién fueron compañeras como actrices en Nadie nos verá llorar. El proyecto de participar juntos en El loco amor viene estaba ya “apalabrado” desde antes, según Azucena (“ya nos habíamos hablado bonito”), y concretarlo abre puertas a nuevas colaboraciones.

El paso a El loco amor viene es, sin embargo, una confirmación de la constancia del trío, que colabora en este montaje con Carlos Hugo Hoeflich, un actor al que, además, los tres dicen respetar como maestro del oficio. En una breve entrevista, los tres actores, y Karina en el papel de directora, hablaron de dos temas clave en la relación que tienen actualmente: el reto que significa enfrentar una comedia como la de Jorge Ibargüengoitia y su presencia como tres referentes del teatro tapatío.

El género más difícil

Azucena Evans Para mí, como actriz, fue un reto encontrar un equilibrio entre el peso de la historia y desarrollar la complejidad del personaje de María. Karina es una directora que, como actriz, conoce perfectamente los procesos creativos de los actores, pero no me permitió utilizar los recursos a los que yo estoy acostumbrada, en los que yo me siento cómoda; me hizo ver que tengo otros recursos; eso es un gran reto. Creamos este personaje que es muy cómico, pero no desde lo obvio; ella me exigió otras cosas y abordar el personaje desde otro lado. Eso me ha hecho encontrar recursos que tenía medio olvidados, o no me había animado a tomarlos, o estaba en mi zona de confort. Pero puedo decir: allá está Karina, no hay pedo; acá está Andrés, y del otro lado está Carlos, ¿qué más puedes pedir?

Andrés David Estar con Carlos y con Azucena, que entienden perfectamente el sentido de la comedia, te hace sentir muy arropado: sólo tienes que hacer las cosas, no hay nada que forzar. Karina siempre es muy precisa con lo que pretende que suceda enfrente del espectador. Nunca sientes que es algo en donde te sientas descuidado en escena: siempre están tus compañeros y la directora. (…) Juan se transforma; sigue siendo este personaje ingenuo, pero ahora es mucho más abierto en su erotismo y en su seducción. Esto nos ha llevado a buscar más. Y es lo maravilloso del teatro: no puedes actuar igual con cualquier persona. (La comedia) me gusta mucho pero la respeto demasiado, es muy difícil; tienes más responsabilidad: no se trata de ser chistoso. Tienes que seguir siendo el personaje: la comedia, o lo divertido, es lo terrible que le está sucediendo al personaje.

Constantes y consolidados

Azucena Evans Yo me siento muy orgullosa. Estoy entrando en una adultez y continúo haciendo esto. Tenemos tantos años trabajando y todavía tengo la oportunidad de trabajar con ellos: eso quiere decir que he crecido y ellos, también. Tener a Carlos Hoeflich es otro pedo. Eso, y ver a Karina cómo se desarrolla en su trabajo como directora, y ver a Andrés que, además de sexy, es guapísimo y es el mejor compañero que puedas tener, porque te cuida…

Yo me siento muy orgullosa y, a la par, te sientes muy comprometida: sigues cuidando tu cuerpo (mi alimentación, no, porque siguen encantándome las tostadas de pata), aprendo a seguir desarrollándome, porque yo no me quiero quedar. Y todavía es muy emocionante; todavía, en mi corazón, cuando van a dar la tercera llamada, siento “¡aaah!”, y digo: “¡A huevo!, por eso estoy aquí”.

 

Andrés David La gente cree que uno lo escucha siempre, pero en realidad no; yo lo agradezco. Tengo 22 años en esta carrera y, cuando lo escuchas, siempre es un aliento, porque sí es difícil, es una carrera en la que nunca terminas de trabajar jamás, y es justamente lo que más me gusta del teatro: es efímero. Me ha tocado mucha gente que me ve por primera vez en una obra y me dice: pues tu trabajo está… interesante, pero habrá que ver qué más haces. Y para mí es maravilloso, ¿sabes?, porque eso te hace siempre luchar, nunca creer que ya lo tienes dominado.

Y lo maravilloso de lo efímero que es el teatro es que siempre eres una nueva persona; tienes que luchar, entrenar, cada día aprendes con los compañeros nuevos, nunca es algo que ya tienes dado, siempre entras en este estrés de “no puedo con el papel”. No importa cuántos años tienes arriba del escenario, hay un momento en que dices: quiero correr, no soy capaz.

 

Karina Hurtado Han sido muchos años y yo sigo aquí, en este teatro que adoro tanto (el Experimental de Jalisco), con la gente que trabaja aquí; técnicos como ellos no hay. Y, pues, sí: de repente volteas hacia atrás y dices: híjole, sigo aquí. Porque, así como me ves, a veces me levanto y siento ganas de volarlo todo por la ventana. Me queda claro el tipo de obras que me interesan, estoy muy contenta con lo que hago, y claro que podría quejarme y tener ganas de tirar la toalla, pero…

Andrés me hizo generar la imagen de lo efímero; el teatro es efímero, cierto, pero se construye sobre bases reales y concretas, que son personas. Para mí, ahora, en este punto de mi vida, es fundamental tener un equipo de personas con quien pueda dialogar abiertamente. Hablo de la conjunción de Ánima Escénica con Avión de Papel, por ejemplo, o la relación profunda que he establecido con los chicos de Make Project y Disección. La oportunidad de compartir con Carlos Hugo Hoeflich: él representa a una generación que abrió brecha y nosotros estamos aquí gracias a ellos.

Como dice Azucena: cada nuevo montaje te aterra, “ya no sé nada, ahora qué voy a hacer”. Pero es estar allí, dejarte caer en el otro, porque no vamos solos. Yo tengo muchas cosas que trabajar como directora pero, al final, no voy sola: voy con ellos; los necesito y ellos me necesitan. Es bien padre, porque al final tiene que ver con un acto amoroso, y aunque suene como a cliché: efímero pero amoroso.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.