Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Detrás de los telones de plástico de Próxima estación: tú

 
 
Lo básico
 

Género:
 
Director: ,
 
Actores: , ,
 
Clasificación:
 
Autor:
 
Foro:
 
Grupo:
 
Mes:
 
Domicilio: Prisciliano Sánchez y Camarena, colonia Americana
 
Precios: $120 general, $100 preventa
 
Horario: Viernes 11, 18 y 25 de mayo, 20:30 horas
 
Temporada: Estreno en mayo de 2018
 


En pocas palabras

Un grupo de jóvenes bautizado Desiderata Teatro interviene el texto del mexicano Diego Alba y lo traslada al tren ligero de Guadalajara, con una reflexión escénica acerca de lo que se siente perder a un ser querido. ¿Consigue aclarar sus muchos planos de acción al espectador?

0
Posted Mayo 18, 2018 by

 
Qué hay que saber
 
 

Para Paloma, porque hay que seguir avanzando

 

…en Próxima estación: tú, lo mejor no es el aparato escénico dentro del cual ocurren las cosas, sino las cosas que ocurren, los momentos de verdad que se alcanzan en medio de telones, luces, música y gritos…”

Uno lo aprende cuando le toca perder a alguien querido: primero parece que la vida se frena de golpe; cuando vuelve a arrancar, resulta que todo sigue igual (nada como aquel cuento de Borges en que el protagonista nota, “la candente mañana de febrero” en que murió el amor de su vida, que cambiaron un anuncio de cigarros en la calle). En Próxima estación: tú, la obra para adolescentes y adultos que recién estrenó el grupo bautizado Desiderata Teatro, la idea aterriza en el tren ligero en una tarde en que un aparente suicidio hace frenarse las vidas de las víctimas, pero también las de sus seres queridos. Los personajes querrían seguir avanzando, literal y metafóricamente; se quejan, protestan, esperan el momento en que las puertas se abran para poder continuar con sus vidas; cuando las puertas se abran, sin embargo, nada habrá cambiado para el resto del mundo, y tendrán que terminar el viaje cargados de recuerdos con los que nadie, nunca, sabe bien qué hacer.

El “juego escénico” que los jóvenes de Desiderata han inventado es una breve fiesta de secuencias de movimiento a cargo de tres intérpretes que corren de un lado al otro de los andenes de una estación de tren, a veces a la vista del público, a veces refugiados detrás de altos telones de plástico que separan su mundo del espectador. Los directores Ana Jacobus y Juan Díaz traducen a una escenografía de varios planos el texto de Diego Alba, mientras que los tres actores alteran el ritmo de la obra con interrupciones acerca de sí mismos.

Este montaje tapatío es uno de esos, pues, que superponen tiempos y planos y personajes con tanto énfasis que requieren sobre todo precisión. ¿Cuántas de las decisiones del montaje son tan explícitas que cualquier espectador pueda apreciar cuándo está mirando a los actores, cuándo a los personajes vivos, cuándo a los muertos? ¿Cuánta claridad hay en las transiciones de manera que vivamos la emoción del recuerdo y la violencia de la pérdida junto con los actores, pero también junto con los personajes?

Función de estreno de Próxima estación: tú. Fotografías: Ágora TeatroGDL.

Desiderata ha hecho un esfuerzo por atraer la atención de público: el Foro Periplo (viernes 18 y 25, 20:30 horas) permite construir un espacio amplio y muy alto en el que pasan muchas cosas, aunque detrás de cada telón de plástico los actores tendrían que esforzarse por que sus voces fueran siempre igualmente audibles. Algo de proyecciones, ciertos juegos de luces, demandan tanto la atención que uno tiene demasiadas cosas que mirar para seguir la historia que están contando los actores. Y es en las actuaciones —como el conmovedor trabajo de Paloma Domínguez— en donde debe sintetizarse este montón de cosas que procesar.

El trío de intérpretes tiene mucho sobre sus hombros para organizar a favor del espectador, con independencia de que el público deberá poner de su parte para apreciar los mejores momentos. Lo más impactante del asunto es que, en Próxima estación: tú, lo mejor no es el aparato escénico dentro del cual ocurren las cosas, sino las cosas que ocurren, los momentos de verdad que se alcanzan en medio de telones, luces, música y gritos.

Si uno ya sufrió la experiencia de perder a un ser querido (por abandono, por fallecimiento, porque la vida es así), encontrará algún eco en Próxima estación: tú. Y al final usted podrá decirle a los actores si se vio reflejado en este juego escénico: si tanto símbolo de veras consigue concentrar ese momento de desazón en el que uno se promete a sí mismo: “Seguiré adelante”, aunque el tren no se mueve, aunque las puertas no se abren, y aunque allá afuera, para los demás, la vida sigue igual.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.