Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Valentina alza la voz contra la violencia y los abusos infantiles

 

 
Lo básico
 

Precio: $100 general y $80 adultos mayores, maestros y estudiantes con credencial
 
Horarios: Sábados y domingos de marzo, desde el 28 de febrero, 13:00 horas
 
Temporada: Tercera temporada en un foro, después de 150 funciones, sobre todo en espacios públicos
 
Edades:
 
Director:
 
Elenco: , , ,
 
Otros Creativos: ,
 
Grupo:
 
Foro:
 
Autor:
 
El voto popular
00


User Rating
no ratings yet

 

Lo mejor


Todavía no la hemos visto. ¡Deja tus comentarios abajo en "My rating" para que votes por ella!

Lo mejorable


Todavía no la hemos visto. ¡Deja tus comentarios abajo en "My rating" para que votes por ella!


En pocas palabras

Una obra dedicada a cualquier niño que haya sufrido violencia durante su infancia y concentrada en pedir que nadie se calle cuando necesita ayuda.

0
Posted Febrero 28, 2015 by

 
Lo que debes saber
 
 

Valentina es una niña que carga con un secreto por culpa de su relación con el Diablo: hay caricias que ella sabe que están mal, pero vive angustiada porque él la persuade de que no hable, de que no se lo cuente a nadie. Un día Valentina decide hablar.

Reflexión dedicada a los niños que fueron víctimas de cualquier clase de abuso, incluyendo el abuso sexual, la obra del teatro Valentina y la sombra del diablo, que cuenta la historia de esta valiente niña, rebasa ya los cinco años de vida y acumula más de 150 funciones, principalmente en espacios públicos, gracias a programas municipales y estatales que le han permitido presentarse en colonias y barrios de zonas marginadas de Guadalajara, además de que ha viajado a otras ciudades del país.

Ahora vuelve a un foro teatral, el Estudio Diana, para una temporada de funciones a las 13:00 horas que arranca este 28 de febrero y se extenderá todos los sábados y domingos de marzo.

El regreso a un teatro es, de hecho, una oportunidad para demostrar la vigencia de su contenido, opina Circee Rangel, directora del espectáculo, actriz y una de las responsables de La Valentina Teatro, el grupo que trabajó en la versión original de la obra con la dramaturga, la mexicana Verónica Maldonado.

La dramaturga me preguntaba por qué la seguimos montando; le dije que nos gustaría muchísimo que llegara el día en que perdiera vigencia, en que dejara de decirle cosas a los niños”.

“No es que la obra haya cambiado, sino que seguimos encontrando cosas en el texto, que permite muchas lecturas”, afirma Rangel al recordar que, por ejemplo, la pieza original tiene unos 20 montajes distintos en el país. “Habla sobre el miedo y las dudas de los niños y los adultos, sobre la capacidad de tomar decisiones así tengas cinco años o siete, y de que es importante que evitemos cualquier tipo de violencia en contra de los niños. Por eso es tan vigente”.

El impacto del breve texto —menos de una hora de espectáculo— en el que actúan, además de Rangel, Alberto Sigala, Jesús Hernández y Karla Constantini ha incluso favorecido que adultos y niños, tras las funciones, soliciten orientación para denunciar violencia sufrida en la infancia.”Siempre hay entre el público, y en estos cinco años se ha armado una red, con activistas, asociaciones, psicólogos”.

 

La calle

La magia de Valentina y la sombra del diablo se alimentó por años de sus funciones en barrios y calles. Circee Rangel admite que volver a un foro es un reto, sobre todo, actoral, pero subraya el respeto que les merece el desafío de los espacios públicos abiertos. “Pasa el camión del Zeta Gas, los niños y los perros están encima de tu escenografía, tocan las campanas de la iglesia; nadie dejar lo suyo porque tú tengas función. El artista debe tener una capacidad mucha mayor, yo siento que hasta en cuestión energética, para atraer la atención del público a este foco particular que es la ficción, al mundo que les estamos creando, que no están tan acotado como en un teatro. En la calle se confunden los límites, pero quienes los hacen somos los actores: tenemos que tener muchísima mayor capacidad energética, de concentración, ya no se diga vocal y corporal: de escucha; no sólo hay que escuchar a los compañeros, sino sobre todo al público, de una manera distinta a como lo escuchas en una sala”.

 

El teatro

Dar función en un espacio cerrado, un foro en el que los actores controlan con facilidad la atención del público, no carece de retos. Circee Rangel recuerda que en principio hay mayores oportunidades de trabajo para los actores: “Podemos hacer matices mucho más finos, porque todo está dedicado a que el espectador nos observe. Pero los niños hablan. El teatro para niños tiene que ser necesariamente interactivo: no son adultitos que vayan de smoking a sentarse al teatro; su naturaleza es hablar fuerte, opinar de lo que están viendo. En El viaje de Ulises había un niño que estaba sentado hasta adelante, que se veía que estaba como muy enterado, y preguntaba a voz en cuello: ‘Oye, mamá, ¿por qué le sucede así a este niño? ¿Qué no la abuelita le dijo…?”.

 

Invitados

Como grupo, La Valentina Teatro trabaja en 2015 con apoyo de un programa del Fonca que le permite dar funciones de sus dos obras de repertorio: Valentina y El viaje de Ulises. Pero además, junto con el Estudio Diana, lograron que 25 boletos por función sean donados a grupos de público como albergues y asociaciones de adultos mayores o escuelas de zonas alejadas del Centro tapatío.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.