Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

El Sur viaja en tren: los niños refrescan al viejo teatro

 

 
Lo básico
 

Precio: $60 general, $40 niños, $40 estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial
 
Horarios: 13:00 horas, sábados 11, 18 y 25 de marzo de 2017
 
Edades:
 
Director: ,
 
Grupo:
 
Foro:
 
Autor:
 
Mes:
 


En pocas palabras

Esto es teatro hecho por niños y por niñas de la colonia tapatía La Ferro, y su alta calidad no oculta que, sobre todo, sobre el escenario hay niños divirtiéndose como se les antoja

0
Posted Marzo 11, 2017 by

 
Lo que debes saber
 
 

¿En qué piensa usted cuando le hablan de teatro? ¿En Shakespeare, y su “ser o no ser”? ¿En aquel comercial de Los árboles mueren de pie donde Ofelia Guilmain decía “muerta por dentro, pero de pie, como un árbol”? ¿O en la última vez que Ignacio López Tarso apareció en un escenario, digamos en El cartero de Neruda, y fascinó a su público con todos sus decenios en este oficio? Uno tiene esas imágenes a la mano pero achican el panorama: si el teatro se parece a eso no se parecerá a otras cosas. Y entonces se vuelve lejano y ajeno, no aburrido pero sí solemne. Y uno no está siempre de humor para gente con vozarrones y dramas a lo Meryl Streep.

Con mucha insistencia, el teatro independiente de Guadalajara proclama que el teatro es mucho más, empezando porque es juego y riesgo, exploración de voces desconocidas, de historias inesperadas y de presencias humanas que nada tienen que ver, en el mejor sentido de la idea, con los maravillosos López Tarso, Guilmain ni Streep. Y sobre todo tiene una vehemente necesidad de presentar a personas vivas en nuestro tiempo que tienen algo que decir.

Reúna esos elementos: juego y riesgo, voces desconocidas, historias inesperadas, presencias no consagradas, gente viva que quiere hablar hoy. El teatro es algo que, con muchísima más frecuencia, debería estar en manos de los niños. El sencillo trabajo del grupo Los Ferrocarrileros es un voto a favor de esa idea.

Las directoras y actrices locales, adultas, Edith Castillo y Viridiana Gómez sostienen hace un par de años un taller de teatro en el Centro Creativo La Ferro, en esa misma colonia del oriente tapatío, en el que coordinan a un grupo de niños para que sean ellos los que hagan teatro. La apuesta ha sido que los niños escojan el tema, lo que quieren contar, cómo quieren contarlo. Aunque Castillo y Gómez resuelven las producciones, los que se suben a escena son los niños. Con juego y con riesgo, y con las cosas que tienen que decir cuando uno tiene siete, diez, trece años y vive en La Ferro de Guadalajara.

Una historia de gemelos, la otra producción del grupo de teatro hecho por niños. Fotografía: Los Ferrocarrileros.

Contra la emocionante sencillez de Historia de gemelos, sobre un contundentísimo texto de Bertha Hiriart acerca de la igualdad de género, El Sur viaja en tren es más bien una tarde de recreo. Los niños del grupo de teatro nutrieron con sus experiencias y opiniones un texto del dramaturgo mexicano Enrique Olmos de Ita y el espectador los podrá ver hablando de las cosas que les gustan y las que no les gustan de su colonia, de cómo imaginan que son los niños que viajan en el tren que se oye cerca de sus casas, de si su colonia es insegura o no.

En el escenario, los niños juegan y representan al tren y a la colonia: utilizan el espacio y los elementos a la mano para contar una historia que en realidad es muchas historias de Guadalajara hoy, en el año 2017. Es otra forma de decirnos, a los tapatíos: “También así somos los tapatíos”. Como cualquier actor, se preocupan por cumplir con el trazo marcado y no atrasarse con los textos, pero prefieren que quede claro que lo que están contando es sincero, y que los divierte poder hablar de esas cosas.

Así que sobre todo, y por encima de cualquier convención o de cualquier lugar común, El Sur viaja en tren es un teatro hecho por niños y por niñas que le refrescan al espectador su idea de cómo puede ser este arte. Ninguno de esos niños tiene la voz de Ofelia Guilmain, pero hablan clarito y dicen lo que tienen que decir. Ninguno tiene los años de tablas de Ignacio López Tarso, pero cumplen con su papel en la escena sin descuidar el espectáculo que han preparado. Y seguro que ninguno ha llegado a dominar la actuación con la naturalidad de Meryl Streep, pero al verlos uno recuerda que la “naturalidad” es accesoria cuando hay honestidad. Estos niños se divierten en escena, el espectador se divierte con ellos, y los breves minutos emocionantes en que público y artistas se divierten juntos son inolvidables. Y, como ocurría (y ocurre aún) con “los grandes actores”, sus palabras se nos quedan grabadas, para que luego, cuando nos hablen de teatro, tengamos más referencias, y más divertidas, a la mano.

El Sur viaja en tren tendrá una breve temporada de funciones tres sábados de marzo de 2017. Los niños ya tienen un buen caminito recorrido desde que estrenaron la obra hace dos años, con apoyo del programa nacional Alas y Raíces. Si va, esto es muy importante: apague su celular y disfrute la obra.

 


 

Por cierto: el comercial aquél con Ofelia Guilmain. ¿Lo recuerda?


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)