Periodismo y teatro en Guadalajara

 


Danza contemporánea para niños: una compañía de Guadalajara se anima

 

 
Lo básico
 

Precio: $100 general, $80 para estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial, $50 para grupos de cuatro personas o más
 
Horarios: Sábados, 13:00 horas
 
Temporada: Estreno durante febrero de 2016
 
Edades:
 
Director:
 
Elenco: ,
 
Grupo:
 
Foro:
 
Autor:
 
Mes:
 
El voto popular
00


User Rating
no ratings yet

 


En pocas palabras

Tso Palabras del Cuerpo presenta un espectáculo pensado para niños de cuatro a nueve años de edad, con el afán de generar públicos para la danza contemporánea

0
Posted Febrero 19, 2016 by

 
Lo que debes saber
 
 

¿Dónde está Isabela? abrió la discusión acerca de por qué deberíamos tener teatro para bebés (no para niños chiquitos, nada más: para bebés, niños menores de 30 meses de edad). Motivados por varias búsquedas personales, y animados al ver el interés de cierto público en Isabela, los integrantes de la compañía Tso Palabras del Cuerpo se decidieron a crear su propia aportación para los públicos más jóvenes. Pero esto no es teatro, sino danza contemporánea, pensada específicamente para niños de un amplio rango de edades.

El resultado es El libro que no tenía letras, un trabajo que no es exclusivamente coreográfico sino también narrativo, pero sí tiene su énfasis en la danza como mecanismo de contacto con el público. Lo explica así René González, director y escritor de la historia central del espectáculo, que se presenta durante febrero de 2016 en el Teatro Jaime Torres Bodet.

“Nosotros estábamos realmente en ceros. Te voy a ser sincero: no sabíamos cómo iba a reaccionar el público porque no habíamos trabajado previamente. Nos arriesgamos. Dijimos: vamos a ver cómo reacciona el público ante esto que les estamos proponiendo, alejándonos de toda esta conceptualización extrema a la que recurrimos los coreógrafos en la danza contemporánea, y tratando de proyectar un mensaje sencillo pero significativo.

El libro que no tenía letras cuenta cómo Ana, una niña de nueve años, se mete a un ropero para evitar que su mamá la regañe. Allí se encuentra al libro del título: todo lleno de páginas completamente blancas. Cuando ya va a dejarlo, comprueba que del libro comienzan a surgir personajes que le parecen familiares. Son los animales sobre los cuales le contó su abuelo, quien los conoció en distintos recorridos por el mundo.

Reaccionan maravillosamente bien. Durante toda la obra no escuchamos a un niño llorar, gritar o distraído”

Ana sabe que ella no ve el mundo como lo ven los demás y, poco a poco, los animales del libro en blanco van ayudándola a entender que su abuelo era como ella. Todo esto está contado, por supuesto, con un poco de exposición, gracias a una voz en off que ayuda a completar el relato, pero también con el trabajo de los bailarines en escena.

René González asegura que los niños no sólo entienden: disfrutan lo que se les ofrece. “Reaccionan maravillosamente bien, mejor de lo que esperábamos. Durante toda la obra no escuchamos a un niño llorar, gritar o distraído. Los 35 minutos que dura la obra estuvieron muy atentos. Al final hay un fragmento en donde nosotros, como intérpretes, invitamos a los niños a subir al escenario a dibujar a los personajes que Ana se imagina. En las funciones han estado felices, interactuando, dibujando, tomándose fotografías”.

La iniciativa de Tso Palabras del Cuerpo es, explica González, un esfuerzo por generar públicos nuevos para la danza: hay poco y se hace menos por atraer a los jóvenes a este arte, opina. “Sí hay un mercado muy importante, muy fuerte. (En Facebook) nos han estado llegando varios mensajes de que les interesa el proyecto, promotores, una directora de un festival en el sureste… Creo que sí, que este aspecto de la danza contemporánea, dirigido a los niños, está un poco o muy descuidado. Una funcionaria me contactó y me dijo: ‘¿Te puedo pedir un favor? ¿Conoces alguna otro compañía que esté haciendo danza para niños? Házmelo saber’. No se me ocurrió una sola”.

De acuerdo con la compañía, El libro que no tenía letras es ideal para niños desde los cuatro años de edad, aunque han tenido niños más pequeños en funciones y les parece que también se han mostrado interesados. El proyecto fue elaborado con apoyo del Programa de Estímulo a la Creación y el Desarrollo Artístico 2014.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.