Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
ESTE MES
 

Girotondo: viajar, movernos y, mejor, encontrarnos

 

 
Datos
 

Textos:
 
Edad Ideal:
 
Compañía:
 
Origen:
 
Foro:
 
Fecha: ,
 


Atención

Un breve espectáculo de la compañía italiana La Baracca, con dos actores, luces y pelotas de varios tamaños, inauguró la segunda edición del Fitpa de Guadalajara

0
Posted Junio 28, 2017 by

 
Lee
 
 

Algo tienen los viajes que fascinan al teatro para los niños más chiquitos. Lo primero es su relación con los encuentros: viajar no es tanto descubrir gente nueva como exponerse a que alguien más, o muchas personas más, te descubran. Lo segundo es su natural relación con el movimiento libre: cuando uno viaja recorre sitios desconocidos, así que da igual en qué rumbo vaya: cualquier camino es un buen camino.

En Girotondo, de la famosa compañía italiana La Baracca, dos viajeros muy diferentes aparecen en el escenario. La cooperativa de teatreros que artistas como Roberto Frabetti fundaron en Bologna en 1976 pisa el II Fitpa Guadalajara por primera vez para encontrarse con el público de Guadalajara de maneras muy distintas. Viajan, se encuentran y se ponen de nuevo en movimiento, esta vez en una ciudad poco a poco más sensible a la necesidad de reconocer a los bebés como público.

Función de Girotondo en el II FItpa 2017. Foto: ÁgoraGDL.

Así que lo que ocurre en Girotondo tiene ecos para todos: para los niños y los papás tapatíos que podrán ver la obra este martes 27 y miércoles 28 de junio en el Fitpa, igual que para los italianos que vinieron hasta acá. En la obra, por ejemplo, hay un viaje muy particular.

Primero hay una viajera que se confiesa ante el público: le gusta viajar, dice, porque quiere saber qué hay al otro lado del mundo. Lleva con ella una pelota que la ayuda a viajar: cuando se mueve montada sobre ella, cambia de lugar, cambia de posición, cambia de altura. Su mirada se transforma y ya no está en el mismo sitio. Parece simple, pero piénsalo dos veces: cuando eres un bebé como los treinta que ven esta obra en el Teatro Experimental de Jalisco, si descubres que  moviéndote de posición puedes modificar el mundo, descubres no sólo cuán poderoso eres, sino también cuán grande es el mundo. ¿Qué habrá al otro lado?

Pero luego hay otro viajero. A éste le gusta viajar para llegar a un sitio en donde poder sentarse, a esperar y ver qué hay más allá. ¿No es una forma también válida de viajar? ¿Llegar hasta otro sitio y, en lugar de ser uno el que se mueva, contemplar cómo el mundo está en movimiento? Este viajero no viene con una pelota que lo ayuda a moverse: llega con una luz personal, para mirar las cosas incluso cuando se hace de noche. Las luces del Teatro Experimental se apagan y un bebé llora entre el público. Los demás van a llorar también, pero el viajero enciende su luz y podemos ver también sus sombras.

En adelante, Girotondo es una celebración del viaje y del movimiento: los dos viajeros aparecen y desaparecen en escena, sus sombras se encuentran y chocan, la luz se enciende y apaga y pelotas enormes o pequeñitas ayudan a entender que uno puede desplazarse de maneras radicales e inesperadas, pero también simplemente observar cómo las cosas y la vida cambian de sitio. Viajar no es sólo moverse: también es apreciar al mundo en movimiento.

Animated GIF  - Find & Share on GIPHY

Lo mejor, por supuesto, es el encuentro. Cuando los dos viajeros se topan en escena, cuando la luz de él, por ejemplo, se combina con las pelotas con las que ella ha estado jugando, no hace falta ni luz ni palabras. Los bebés del público responden a la invitación: los puros objetos del viaje, pelotas brillantes iluminadas de colores, son ya lo bastante atractivos. Y los niños se mueven entonces: los que ya pueden se ponen de pie y van a mirar de cerca estos juguetes, a abrazarlos y tocarlos.

Esto es, por supuesto, una mirada de adulto, desde afuera del escenario, a un lado de los lugares del público. Allí es tan interesante mirar a los niños que miran la obra como mirar la obra. Quién sabe si Girotondo quiere decir todo esto o es, solamente, un juguete basado en una escenografía para aparecer y desaparecer, pelotas y lámparas. Lo cierto es que al final aquel niño al que le daba miedo la oscuridad no llora ya: a media luz en el Expe un pequeño montón de bebés corre en el escenario para alcanzar nuevas pelotas brillantes. Se mueven a su manera, a su ritmo y a su gana. Y junto a esos juguetes, junto a los dos actores, en medio de papás atribulados por la energía imparable de sus niños, los bebés se encuentran entre sí. Y lo mejor, por supuesto, es el encuentro.

Función de Girotondo en el II FItpa 2017. Foto: ÁgoraGDL.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.