Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Junio 10, 2018 by ÁgoraGDL Info in Gente de teatro
 
 

Jesús, el que nos anima

  • Por Eduardo Villalpando

Con Eduardo Villalpando en La extinción de los dinosaurios. Foto: Cultura Jalisco.

El gran maestro Héctor Mendoza dijo alguna vez, y estos oídos lo oyeron tal cual: “El actor, antes que nada, tiene que ser un buen ser humano”.

El primer recuerdo que tengo de Chuy es sobre un escenario, cosa rara si la hay. El año, creo que era el 78; Ciudad de México, Teatro Hidalgo del IMSS a espaldas del Palacio de Bellas Artes; la obra, La fierecilla domada de don Memito.

Actuaba con Julissa, César Bono y varias estrellas más; se codeaba con los famosos, pues. A Chuy me lo presentó en Coyoacán don Félix Vargas en el Espacio C de CADAC del maestro Héctor Azar, no recuerdo si un día o dos después. Lo acompañaba Mary Paz Pruneda, nos regresaba la cortesía: habíamos ido a verlo, ahora él correspondía. De entonces a acá, ya son 40 años.

Nunca se ha dedicado de oficio a dar clases; cualquiera dirá que está mal, que debería compartir, compartirse, pero eso precisamente lo que ha hecho durante toda su vida teatral.

Me preguntan qué es actuar al lado de Chuy. A pesar de los años que cargamos a cuestas, más pesados los míos que los de él, curiosamente, no hemos actuado muchas veces juntos, o al menos no con la asiduidad que yo quisiera; sin embargo, Chuy enseña a cada instante y de la mejor manera.

De su talento no hablaré: está a la vista y es algo tan intangible y difícil de dilucidar, medir o describir, que no viene al caso. Jesús nos ha enseñado a muchos sin dar clases; Jesús ha usado de su capacidad volitiva para transformarse, no en el personaje, sino en el hombre que da vida al personaje. Uno lo ve y no puede dejar de admirar su profunda capacidad de trabajar y de darle horas y horas a su oficio; uno lo ve y no puede dejar de envidiar la falta de grasa corporal del maldito y lo ágil y fuerte que está, nunca deja de ejercitarse; nunca deja de pensar y de cuestionarse; no es pose ni es tormento existencial, pues no lo sufre, no sé si algún día lo sufrió realmente, pero ahora lo veo relajado y feliz. Su preocupación de estos días, eso creo percibir, es cómo lograr hacer del escenario un lugar cada vez más festivo y gozoso para el actor, que el escenario deje de ser la piedra de los sacrificios rituales para devenir en pista de baile o en tálamo nupcial para el actor.

Jesús está en una edad y en un momento profesional que te confrontan con tus inicios y con tus expectativas y te disipan los miedos. ¿Cómo logra, después de tantos años, esa vitalidad y ese deseo impetuoso de no dejar de hacer? ¿Cómo logra no desfallecer después de tanto estrellar la cabeza contra el muro de la indiferencia? ¿Cómo logra estar en todo y para todos? ¿Cómo no pierde las ganas y el gusto?

Ver a Jesús es tomar alimento para el ánimo.

Observándolo y compartiendo el escenario puedes aprender muchas cosas: su manejo de energía, su introspección, el contacto problematizador… sin embargo, sin descartarlas, son cosas que puedes aprender en muchos lados. Me quedo más con la persona que con el personaje.

Viendo a la persona, aprendes que, en el teatro y en la vida, el secreto está en la bondad: ha aprendido y nos enseña, y no se me tilde de franciscano, que el secreto está en el dar, está en el compartirse, acompañarnos; nos enseña que dando es como recibimos (esto sí es franciscano) y ésa, finalmente, es la enseñanza más humana y profundamente teatral.

El germen del teatro está en el otro, en formar comunidad, y Jesús ha logrado armonizar la dicotomía terrible de la individualidad del actor y su comunión grupal. Empatía con el otro, para poder ser él y tú al mismo tiempo.

No es ponerte la máscara del personaje: es ponerse en sus zapatos.

Chuy Hernández tiene cuerpo y patas de limosnero: todos los zapatos le han quedado.

Eduardo Villalpando es actor y director. Uno de sus trabajos más recientes con Jesús Hernández fue La extinción de los dinosaurios.

ÁgoraGDL Info

 
Información directa con ÁgoraGDL Periodismo + teatro en Guadalajara


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.