Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Junio 14, 2017 by Viridiana Quintero in Noticias
 
 

Art decó, ragtime, máscaras y mucho trabajo de equipo: así se armó Gran Dios Brown



Para presentar el segundo desmontaje del II ENTE 2017, Gran Dios Brown llenó un rincón del patio de CUAAD Artes Plásticas, con la presencia de Xésar Tena, Carolina Ramos, dos de los actores del montaje, y Julia Tesla, encargada de la asistencia de dirección.

Los estudiantes observaron cómo fue este montaje y después Xésar Tena charló un poco sobre cómo fue montar Gran Dios Brown, desde el proceso interno con su idea preconcebida y cómo fue tomando forma con la ayuda de los creativos. Ilustró con fotografías cómo fueron los ensayos, el diseño de vestuario, de escenografía y el diseño de los personajes. y cómo se involucró el equipo de la puesta en escena.

La obra está plasmada en un momento y espacio determinado, de 1920 a 1940; al ser un texto de Eugene O’Neill se cree que estará marcada por el realismo, pero éste se desmarca cuando se insertan las máscaras y se llega al tono fársico-grotesco; sin embargo, hubo que documentarse con mucho trabajo de mesa sobre lo art decó y el ragtime y buscar que la multiplicidad de lenguajes y recursos diera este resultado.

Por eso, la obra no fue presentada en un teatro convencional, explicó Xésar, quien inició el proceso creativo después de elegir el texto, y buscó “a los compañeros adecuados, que pudieran entregarse”, así como tuvo que explicar la preconcepción de la idea (el prediseño) al director. El conocido Mosco Aguilar aceptó y acogió el proyecto.

 

El financiamiento del proyecto fue algo que generó curiosidad en los estudiantes espectadores del desmontaje, a lo que Xésar respondió: “Los caprichos del teatro son costosos”. Explicó que con un préstamo pudo llevar a cabo este proyecto y que para volver a financiar el proyecto o sacar la inversión “cada quien se pone los retos que quiere”.

La actriz Carolina Ramos habló de cómo fue trabajar en este montaje y su experiencia al trabajar con Luis Manuel Aguilar y con títeres, ya que habitó los muñecos con las rodillas: el objeto era limitante, hubo que afinar mecanismos para el movimiento mismo; según dijo, hacer animación corta y fijar los movimientos fue muy divertido; hubo ocasiones de tanto trabajo en las que era desayunar, comer y cenar teatro, según su definición.

Julia Testa colaboró en el diálogo al hablar sobre qué anotaciones hace la asistente de dirección: vale la pena anotar todo, involucrarse en todo y estar atento a todo lo que decía el director, fue su respuesta.

La cuestión de la producción fue un factor importante para decidir que en una obra que requiere ocho actores sólo aparezcan tres, pero también el trabajo actoral hizo esto posible: tomar decisiones a raíz de la exploración del texto y encontrar un equilibrio entre fondo y forma. Todo estaba conectado: máscara, cuerpo, espacio y ejes del cuerpo, como producto de una gran exploración guiada y con un objetivo.

El desmontaje permitió ver a los estudiantes y asistentes cómo un trabajo de dos años puede empezar desde una exploración y convertirse en algo con un gran peso simbólico.


Viridiana Quintero

 
Estudiante de Sociología, estudiante de talleres de actuación y colaboradora en ÁgoraGDL.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.