Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Marzo 21, 2017 by Iván González Vega in Cartelera
 
 

Teatro gratis por el triple festejo de marzo


Marzo concentra tres efemérides del teatro y este año volverán a ser pretexto para generar una larga serie de actividades gratuitas y abiertas al público en general en Guadalajara, cortesía de grupos locales, colectivos de artistas, organismos internacionales y autoridades. Todo lo que piden los organizadores es llegar a tiempo.

Toda la cartelera de Guadalajara

Día Mundial del Títere y la Marioneta

Foto: Unima Jalisco.

  • Martes 21, 19:00 horas | Exposición de muñecos de diferentes técnicas y países del mundo, desde Cuba hasta Pakistán. Colección hecha con préstamos de artistas locales | Museo de las Artes Populares (San Felipe y Pino Suárez, Centro)
  • Jueves 23, 19:00 horas | Exposición de artes plásticas sobre el teatro de títeres, y convivencia y charla con dos decanos titiriteros, fundadores del teatrino que trabajó en los años setenta en el Exconvento del Carmen: Miguel Contreras y Roberto González | Galería Ajolote (Guadalupe casi esquina Niño Obrero)

 

 

Maratón de Teatro de Títeres

  • Sábado 25 de marzo, Exconvento del Carmen
  • 14:00, 15:00 y 16:00 horas Taller de sombras chinas para niños desde cinco a 15 años.
  • 14:00 a 16:30 horas Talleres de construcción de títeres para niños desde seis años, cada media hora.
  • 17:00 Función El pintor de mariposas. Todas las edades.
  • 18:00 Función El conejo y el coyote. Todas las edades.
  • 19:00 Entrega del Galardón al Mérito Titiritero a Roberto González
  • 19:15 Función El telar de aventuras, de Compañía El Triciclo.

 


Día Mundial de Teatro para Niños y Jóvenes

Maratón de Teatro para Niños y Jóvenes

  • Domingo 26 de marzo | Convivencia familiar de 11:00 a 21:00 horas | Dentro y fuera del Teatro Alarife Martín Casillas
  • 11:00 horas Función Piecitos, teatro para bebés. Cupo limitado a 15 bebés con sus papás.
  • 16:00 horas Mesa de diálogo con los artistas Tessie Solinís, Circee Rangel, Susana Romo y Saúl Enríquez.
  • 17:00 horas Función Qué difícil ser un monstruo, para niños.
  • 18:30 horas Función Valentina y la sombra del diablo en la explanada del teatro, para niños.
  • 20:00 horas Función Inmolación, para adolescentes y jóvenes.

Función de Piecitos. Foto: A la Deriva Teatro.

200 funciones de Un tutú muy apretado

  • Sábado 1 de abril, 13:00 horas | Función número 200 y develación de placa conmemorativa del monólogo de la actriz Sofía Olmos Entrada libre, con boletos que se repartirán una hora antes de la función | Teatro Degollado

Sofía Olmos en ensayo de Un tutú muy apretado. Foto: cortesía Cultura UDG.


Día Mundial del Teatro

Entrega del Galardón al Mérito Teatral de Jalisco

  • Sábado 25 de marzo, 19:00 horas | Reconocerá a 10 artistas locales por su contribución a las artes escénicas | Teatro Degollado

 

Fiesta de Escenas breves

  • Lunes 27, 19:00 horas | Preparada con la Licenciatura en Artes Escénicas de la UdeG, con presentaciones abiertas al público | Foro Periplo

Conversatorios

  • Jueves 30 y viernes 31, 17:00 horas | Un conversatorio diario, sobre la historia del teatro en Jalisco y sobre dramaturgia jalisciense contemporánea | Edificio Arroniz (Reforma y Zaragoza, Centro)

Día Mundial del Teatro para Niños y Jóvenes

Foto: Assitej.

Se celebra cada 20 de marzo; es una iniciativa de la asociación internacional de artistas del ramo, la Assitej. El mensaje de 2017 por esta efemérides lo publicó el escritor mexicano Francisco Hinojosa.

“Un cuento bien contado en el escenario cautiva sin duda al público infantil y de alguna manera lo transforma. Al salir de la sala en la que fue puesto en escena, el mundo parece distinto: ha sido tocado por la representación, que nos permite ver más allá de lo aparente. Y con frecuencia una reacción catártica opera en el espectador al verse proyectado en algunos de los personajes o situaciones. A diferencia de la lectura en soledad de una historia, cuando ésta salta a las tablas la experiencia cambia: ahora se trata de algo que está sucediendo frente a nuestros ojos y que lo podemos compartir con otros: ya no somos los únicos testigos”.

 

Foto: Assitej.

Pero también hay un mensaje de la presidenta de la Assitej, Yvette Hardie:

 

“El teatro no se puede encasillar en un tema particular ni puede hacérsele encajar en un mismo molde siempre. Al teatro no se renuncia después de una mala experiencia. Puede ser trabajo duro y frustrante, así como agradable y atractivo. Apreciar plenamente los múltiples niveles de signos, significados y sentimientos que se presentan al “lector” de teatro, puede tomar tiempo”.

}


 

Aquí está el video oficial de la celebración.

 

Día Mundial del Títere y la Marioneta

Nancy Staub, en foto de Unima.org.

Se celebra cada 21 de marzo, desde 2002, como una iniciativa de la Unión Internacional de la Marioneta (Unima). El mensaje de este año es de la estadounidense Nancy Lohman Staub, que entre otras cosas informa de que la Unima publicará en internet una actualización de la Encyclopédie Mondiale des Arts de la Marionnette, una poderosa herramienta sobre la historia del títere útil no sólo para el público aficionado, sino también para autoridades y museos.

 

“Cientos de titiriteros contemporáneos de todo el mundo publican extractos de sus actuaciones en vivo en Internet para atraer audiencias y programadores. Unima patrocina actuaciones en vivo, festivales, conferencias y publicaciones y les da cobertura en su sitio web. Según lo soñado por el pequeño grupo fundador, los actuales socios de la Unima pertenecientes a más de noventa países cooperan entre sí, dejando a un lado sus diferencias. El crecimiento exponencial de las actuaciones conlleva una mayor responsabilidad hacia nuestro público y hacia ellos mismos. Celebremos el Día Mundial de la Marioneta juntos como amigos dedicándolo a esta forma artística y compartiendo nuestras celebraciones en Internet, que hoy en día tanto nos une!”

Día Mundial del Teatro

Desde 1961 se celebra cada 27 de marzo por decreto de la Unesco. Uno de sus principales promotores es el Instituto Internacional de Teatro y el mensaje de este año estará a cargo de Isabelle Huppert, actriz francesa de teatro y cine muy conocida porque este año estuvo nominada a los premios Óscar.

Su mensaje no ha sido dado a conocer aún, pero será presentado en la ceremonia que se celebrará el 27 de marzo en París. Su mensaje fue presentado este jueves 23 de marzo, y lo añadimos aquí líneas adelante. Además, como efecto de las varias iniciativas que respaldan a la efemérides, el director y dramaturgo estadounidense Kwame Kwei-Armah emitirá otra versión del mensaje anual, para la comunidad de Estados Unidos.

Isabelle Huppert y Kwame Kwei-Armah. Imagen del Theatre Comunications Group.

Mensaje de Isabelle Huppert

Basado en la traducción de Fernando Bercebal en La Escuela de Teatro | Mensaje original en francés y en inglés

“Al pensar en este Mensaje, que tengo el honor de que me hayan pedido que escriba, he recordado todos los sueños de estas escenas. Por eso puedo decir que no he venido a esta sala de la Unesco yo sola. Todos los personajes que he interpretado en escena me acompañan. Personajes que parecieron irse cuando caía el telón, pero que han cavado una vida subterránea en mí, dispuestos a ayudar o destruir los personajes que les sucedieron: Fedra, Araminte, Orlando, Hedda Gabbler, Medea, Merteuil, Blanche Dubois… Me acompañan también todos los personajes que he adorado y aplaudido como espectadora. Y por eso es por lo que pertenezco al mundo.(…) Porque es aquí, en el escenario y en el teatro, donde encontramos la verdadera globalización”

Texto completo

Bueno, aquí estamos otra vez. Reunidos de nuevo en primavera, 55 años después de nuestra reunión fundacional, para celebrar el Día Mundial del Teatro. Un solo día, 24 horas, que comienzan de la mano del teatro no y del bunraku, que pasan por la Ópera de Pekín y el Kathakali, brillando entre Grecia y Escandinavia, de Esquilo a Ibsen, de Sófocles a Strindberg, entre Inglaterra e Italia, de Sarah Kane a Pirandello, y también Francia entre otros, donde nos encontramos, y en París, la ciudad del mundo que atrae a más grupos de teatro internacional. En esas 24 horas podemos ir de Francia a Rusia, de Racine y Molière a Chejov, e incluso atravesar el Atlántico para acabar en un campus californiano, tentando a jóvenes a reinventar, quizás, el teatro.

De hecho, el teatro renace cada día de sus cenizas. No es sino una convención que hay que abolir incansablemente. Así es como sigue vivo. El teatro tiene una vida abundante que desafía el espacio y el tiempo; las obras más contemporáneas se nutren de los logros de los siglos pasados, e incluso los repertorios más clásicos se vuelven modernos y vitales cada vez que se los representa de nuevo. El teatro siempre está renaciendo de sus cenizas, sin derramar más que sus convenciones previas en formas nuevas: así se mantiene vivo.

El Día Mundial del Teatro no es pues, obviamente, un día cualquiera de nuestras vidas que deba ser tomado de forma banal. Hace revivir un inmenso espacio-tiempo y, para evocarlo, querría citar a un dramaturgo francés tan genial como discreto, Jean Tardieu: hablando del espacio, considera importante preguntarse “cuál es el camino más largo para ir de un punto a otro”. Sobre el tiempo, sugiere “medir, en décimas de segundo, el tiempo que toma pronunciar la palabra ‘eternidad’”. Sobre el espacio-tiempo, también dice: “Antes de dormir, fija tu mente en dos puntos del espacio, y calcula cuánto tiempo toma, en un sueño, ir de uno a otro”. Es la frase “en un sueño” la que siempre se quedó conmigo. Pareciera que Jean Tardieu y Bob Wilson se hubieran encontrado.

También podemos resumir la temporal unicidad de nuestro Día Mundial del Teatro con las palabras de Samuel Beckett, que hace decir a Winnie en su estilo expeditivo: “¡Oh, qué hermoso día habrá sido!”.

Al pensar en este Mensaje, que tengo el honor de que me hayan pedido que escriba, he recordado todos los sueños de estas escenas. Por eso puedo decir que no he venido a esta sala de la Unesco yo sola. Todos los personajes que he interpretado en escena me acompañan. Personajes que parecieron irse cuando caía el telón, pero que han cavado una vida subterránea en mí, dispuestos a ayudar o destruir los personajes que les sucedieron: Fedra, Araminte, Orlando, Hedda Gabbler, Medea, Merteuil, Blanche Dubois… Me acompañan también todos los personajes que he adorado y aplaudido como espectadora. Y por eso es por lo que pertenezco al mundo. Soy griega, africana, siria, veneciana, rusa, brasileña, persa, romana, japonesa, marsellesa, neoyorquina, filipina, argentina, noruega, coreana, alemana, austriaca, inglesa… una verdadera ciudadana del mundo, por virtud de ese ensamble personal que vive en mí. Porque es aquí, en el escenario y en el teatro, donde encontramos la verdadera globalización.

En 1964, con ocasión de este Día Mundial del Teatro, Laurence Olivier anunció que, tras más de un siglo de lucha, por fin se acababa de crear en Inglaterra un teatro nacional que él quiso transformar inmediatamente en un teatro internacional, al menos por su repertorio. Él tenía muy claro que Shakespeare pertenecía al mundo.

Me ha encantado saber que el primer Mensaje de estos Días Mundiales del Teatro, en 1962, se le confió a Jean Cocteau, por ser autor del libro La vuelta al mundo en 80 días otra vez. Yo he dado la vuelta al mundo de forma diferente. La he dado en 80 espectáculos u 80 películas. Incluyo a las películas en esto pues no distingo entre actuar en teatro o actuar en cine, que sorprende, incluso a mí, cada vez que lo digo. Pero es cierto, así es como es: no veo diferencia entre ambos.

Al hablar aquí no soy yo, no soy una actriz. Soy sólo uno de esos incontables personajes gracias a los cuales el teatro sigue existiendo, y es un poco mi deber serle receptiva. En otras palabras, no es que nosotros hagamos existir al teatro, sino que es gracias al teatro que nosotros existimos. El teatro es muy fuerte: resiste, sobrevive a todo, a las guerras, a las censuras, a la falta de dinero.

Es suficiente con decir que “la escena es un escenario vacío de un tiempo indeterminado”; sólo hace falta un actor. O una actriz. ¿Qué van a hacer? ¿Qué van a decir? ¿Van a hablar? El público espera, se va a saber, pues sin público no hay teatro, no lo olvidemos nunca. Una sola persona es un público. ¡Esperemos que no haya muchas sillas vacías! Salvo por Ionesco. Al final la Vieja dice: “Sí, sí, muramos en plena gloria… Muramos para entrar en la leyenda… Al menos tendremos nuestra calle”.

El Día Mundial del Teatro existe ahora desde hace 55 años. En 55 años soy la octava mujer a la que se le pide pronunciar un mensaje; bueno, no sé si la palabra “mensaje” es la adecuada. Mis predecesores (¡se impone el masculino!) hablaron del teatro de la imaginación, de libertad, del origen, evocaron la multiculturalidad, la belleza, las preguntas sin respuestas… En 2013, hace tan sólo cuatro años, Dario Fo dijo: “La única solución a la crisis reside en la esperanza de una gran caza de brujas contra nosotros, especialmente contra los jóvenes que quieren aprender el arte del teatro: así surgirá una nueva diáspora de comediantes, que hará surgir de estas limitaciones unos beneficios inimaginables para una nueva representación”. Beneficios inimaginables es una fórmula digna de aparecer en un programa político, ¿no? Como estoy en París poco antes de unas elecciones presidenciales, sugeriría a aquellos que pretenden gobernarnos que estén atentos a los beneficios inimaginables aportados por el teatro. Y por supuesto, ¡nada de caza de brujas!

El teatro para mí es el otro, el diálogo, la ausencia de odio. La amistad entre los pueblos. No sé ahora mismo qué significa exactamente, pero creo en la comunidad, en la amistad de los espectadores y los actores, en la unión de todos a los que reúne el teatro, los que lo escriben, los que lo traducen, los que lo explican, los que lo visten, los que lo decoran, los que lo interpretan, incluso los que van. El teatro nos protege, nos acoge… Creo de veras que nos ama… tanto como lo amamos.

Recuerdo a un viejo director de la vieja escuela, que antes de que se levantara el telón, entre bambalinas, decía cada noche con voz firme: “¡Paso al teatro!”. Éstas van a ser mis últimas palabras.

Gracias.

 


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.