Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Junio 25, 2016 by Iván González Vega in Cartelera
 
 

Una idea para la taquilla y cuatro fuentes documentales para pensar al público del teatro

El público decide cuánto pagar. El teatro tapatío ha visto ese modelo muchas veces, pero pocas, o ninguna, con un montaje profesional, en una ciudad en donde muchas de las producciones dependen de la taquilla. En Quintana Roo, sin embargo, la compañía Nunca Merlot Teatro lanzó una campaña de ese tipo para la presentación de su montaje sobre Pipí de Jaime Chabaud en el Foro Zoila de Cancún: que la gente decidiera cuánto paga según la frecuencia con la que va al teatro. ¿Y cómo saben si la gente miente para pagar el boleto más barato? No lo deciden: le creen.

Entre los criterios de Nunca Merlot Teatro están las cifras de asistencia al teatro en Quintana Roo, que documentan que, como en otras partes del país, atraer de mejor manera al público es una de las asignaturas pendientes.

Por supuesto, tales condiciones no son extrañas a Jalisco: el promedio nacional y los datos del estado, los pocos conocidos, sugieren que el teatro independiente tiene muy poco público, y que además los artistas lo conocen mal. En ocasión de la idea de Nunca Merlot Teatro, quisimos recordar algunos números que ilustran el tema para Guadalajara.

 

México, 2007

El Sistema de Información Cultural (SIC) del Conaculta/Secretaría de Cultura federal registra varios esfuerzos por documentar la estadística de la asistencia al teatro en el país. Uno de ellos fue la encuesta de 2007 incluida después en el Atlas de Infraestructura Cultural de México, y que incluyó varias preguntas acerca del público del teatro mexicano. No hay, nueve años después, una actualización de ese instrumento.

  • 51.6%

    de los asistentes al teatro encuestados dijo que no era la primera vez que iba al teatro.

  • 41.3%

    dijo que había ido al teatro entre una y cinco veces en los 12 meses anteriores.

  • 6.8%

    dijo que lo había visitado entre seis y 10 veces.

  • 30.3%

    fue al teatro porque se lo recomendó un amigo o un familiar.

  • 10.3%

    dijo que fue por instrucción o interés gracias a un maestro o un libro de texto.

  • 10.3%

    , solamente, dijo que fue porque se enteró en un medio masivo de comunicación; entonces no había Facebook

México, 2010

Un segundo instrumento es de 2010: la Encuesta Nacional de Hábitos, Prácticas y Consumo Culturales hecha por el Conaculta, un enorme esfuerzo que se aplicó en todo el país a 32 mil personas. También incluye datos interesantes. Se puede descargar en este link.

  • 31.3%

    de los encuestados dijo que había ido al teatro alguna vez en su vida.

  • 9.8%

    solamente dijo que había ido al teatro al menos una vez durante el año anterior.

  • 13.4%

    de los encuestados entre 13 y 17 años habían ido alguna vez al teatro en el año anterior.

Al revisar los grupos de edades (en 2010) quedaba claro que ese porcentaje baja con la edad, sube con la escolaridad y con los ingresos y es mayor, atención a este dato, entre los estudiantes.

 

  • 69.3%

    pagó por entrar al teatro

  • 83.5%

    aprobó el espectáculo que vio con una calificación entre 8 y 10.

 

Ahora bien:

  • 61.1%

    dijo que el principal motivo por el que había ido al teatro era por entretenimiento.

  • 12.4%

    dijo que había ido por hacer una tarea.

  • 11.8%,

    porque se lo recomendaron.

  • 41.8%

    dijo que la principal razón para escoger un espectáculo era… la obra.

  • 29.3%

    , que el argumento.

  • 13.4%

    , el elenco.

En cambio, de los que nunca han asistido una obra de teatro y no asistieron en los últimos 12 meses:

  • 51.9%

    no iba al teatro por falta de tiempo, dinero o ambos.

  • 13.4%

    , porque los teatros le quedaban muy lejos.

  • 13.3%

    porque no conocía ningún lugar donde se presentara teatro.

  • 21.4%

    restante se repartía entre respuesta como “no hay un buen elenco”, “no tengo dónde dejar a los hijos”, “no hay en la localidad” y hasta “la religión no lo permite”.

Jalisco, 2010

Cuarto estado más poblado del país, tercero con mayor infraestructura cultural después del antes llamado DF y el Estado de México, Jalisco se parece mucho a los promedios nacionales, según los datos del SIC, tomados de varios instrumentos de 2007 a 2010, sobre todo la misma Encuesta de Hábitos, Prácticas y Consumo Culturales. El resumen está planteado de forma muy sencilla en la página de mapas interactivos del SIC.

11.3%

de la población encuestada decía haber asistido al teatro alguna vez durante el último año.

Eso convertía al teatro en la última de las 10 principales actividades culturales con público en el estado; en comparación, 25.6% de los jaliscienses encuestados había asistido a un museo, 36.7% a alguna fiesta tradicional y 37.4%, a un evento musical, líder de la lista.

Y sin embargo, el promedio de jaliscienses que vivía en una comunidad con al menos un teatro era prácticamente igual que el de México: 49.13% en aquel momento.

Jalisco, 2015-16

El estudio de Locomotora Escénica

Los datos más recientes sobre el teatro en Guadalajara fueron aportados por un estudio de mercadotecnia hecho por Pilar Echeverría y la compañía Locomotora Escénica, y presentados en enero de 2016. Nuestra nota después de esa presentación ilustraba el siguiente resumen: El público tapatío de teatro tiene menos de 35 años, va a la escuela y llega en camión.

  • 15 a 25 años

    La edad del público que asiste con mayor frecuencia al teatro.

  • 15%

    El porcentaje del público que regresa al teatro.

  • 42%

    de los asistentes al teatro en Guadalajara son estudiantes.

  • 53%

    dice que, para escoger una obra en lugar de otra, toma en cuenta la sinopsis.

  • 68%

    dice que el principal impedimento para asistir a una obra es el horario.

  • 56%

    sugería que le facilitaran el acceso a los boletos con tiempo, como una forma de garantizar que iría al teatro con mayor frecuencia.

d medio

En general, el estudio de Echeverría y Locomotora Escénica hacía énfasis en la necesidad de ofrecerle al público una experiencia de socialización más grata, con más espacios para encontrarse con otras personas y hablar de lo que tenían en común. El precio no era un impedimento para asistir, pero sí le parecía a los encuestados que recibían “poco” a cambio de lo que pagaban: en todo caso, la facilidad de acceso y la comunicación clara eran mejores “ganchos”.


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.