Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Abril 22, 2016 by ÁgoraGDL Info in Cartelera
 
 

120 mil pesos y 15 personas, el promedio para arrancar con una obra de teatro en Guadalajara

 

ivnersion (2) okLa próxima vez que vaya a una obra de teatro, trate de calcular cuánta gente tuvo que intervenir y cuánto dinero hubo que gastar para que fuera posible ese espectáculo. Aproveche abril de 2016, por ejemplo: 17 obras pasan por la cartelera de este mes y para montarlas hubo que invertir un promedio de 120 mil pesos, con un equipo promedio de 15 pares de manos en la nómina, desde los actores hasta el encargado de la iluminación.

En el teatro independiente de Guadalajara, estas cifras cambian muy radicalmente de un proyecto a otro, incluso en las ligas profesionales: hubo una obra cuya inversión inicial fue de 10 mil pesos y otra que invirtió 500 mil pesos de gastos globales para llegar a su primera temporada.

Lo que queda claro es que la mayoría de los grupos independientes recurren a fondos y apoyos públicos para financiar los productos que presentan y que ninguno de ellos obtuvo inversiones privadas, al menos para empezar (la producción de Sueño de una noche de verano sí tuvo ingresos de este tipo, aunque se mantuvo reservado el monto).

También queda claro que hay un buen esfuerzo de los bolsillos de los creativos, que a veces —por ejemplo, en La última cinta de Krapp o El siniestro plan de Vintila Radulezcu— llegan a poner el 100% del dinero que es necesario para arrancar con un montaje, así den un puñado de funciones o se sostengan por más de una temporada.

 

Las obras para adultos necesitan más recursos

Igualmente es evidente que las obras dirigidas a un público de adultos o adolescentes suponen mayores inversiones que los de trabajos para niños o familias, aunque apenas hay diferencia en el número de personas que requieren.

El promedio de inversión es de 120 mil pesos, pero el de los seis montajes para niños y familias fue de 110 mil pesos, mientras que en las obras de adolescentes y adultos fue de 127 mil pesos.

En cambio, una obra promedio para niños y familias requiere de 16 personas, mientras que el promedio en obras de adolescentes y adultos es de 14 personas.

 

Ciudad de actores

Y finalmente, es muy evidente que, si hay un sector laboral con alta demanda en el teatro independiente local, ése es el de los actores: hay un promedio de un director o un músico, por ejemplo, por cada montaje, pero el elenco promedio está formado por cuatro actores.

En cambio, apenas encontramos maquillistas —profesionales convocados exclusivamente para esa labor— y hubo sólo un caso de un coreógrafo en uno de los montajes.

Todos estos datos están sujetos a discusión, precisamente, por la diversidad de posibilidades que supone el esfuerzo de montar una obra de teatro profesional en el medio independiente de Guadalajara.

 

 

 

Cómo lo hicimos
  • ÁgoraGDL solicitó esta información a los grupos de la ciudad que registró en la Cartelera de abril de 2016, a través de entrevistas con directores u otros representantes.
  • Cuatro de las obras dieron funciones únicas: las invitadas a los Miércoles de Teatro y Canek, leyenda de un héroe maya, que sólo programó una función por el Día del Niño, en el Teatro Diana.
  • Los otros 12 proyectos tuvieron temporada y, por lo tanto, un mínimo de seis funciones.
  • Todos tenían al menos una función o una temporada previa; solamente Remedios, en el Foro Periplo, fue un estreno
  • Un grupo no contestó a la solicitud de información. Dos contestaron parcialmente; sus datos no están incluidos en los cálculos finales.

 

Y los intangibles

Las cifras anteriores, sin embargo, tienen muchos matices. El más importante de ellos es que la inversión en un montaje va mucho más allá del puro dinero, según lo subraya Jorge Fábregas, dramaturgo que participa con dos montajes en la cartelera tapatía de abril.

Son intangibles muy importantes de considerar, según Fábregas, quien recuerda el caso de Viaje de tres, montaje ganador de la Muestra Estatal de Teatro 2013. “La montamos con 25 mil pesos, no más, pero eso no considera todas las horas de ensayos que los actores no cobraron, todas las horas de trabajo tanto del dramaturgo como del director, que además es escenógrafo, diseñador, muchas cosas. Uno dice: ‘Qué barato, son 25 mil pesos’, pero se invierte más en la obra aunque no se saquen los billetes”.

Esos intangibles, por supuesto, no entran en una contabilidad. Eso significa que quien los invierte no los ve de regreso: desde los camiones para ir al ensayo hasta la camioneta que pidió prestada para transportar equipo en un viaje corto que, de otra forma, habría significado una erogación de unos cuantos miles de pesos.

Y está, por supuesto, el gran dolor de cabeza de los equipos de montaje y presentación: el cobro de los ensayos, que es muy poco común en Guadalajara. Aunque los grupos consultados por ÁgoraGDL no hablaron expresamente de este tema, la mayoría admitió que ni siquiera planeó pagar ensayos a sus elencos durante los montajes.

 

¿Vivir de las taquillas?

Si un grupo invierte 120 mil pesos en un montaje y cobra 100 pesos a cada persona que vaya a ver su obra, necesitará a 1,200 espectadores para recuperar la inversión. Todavía no hablamos de ganancias.

Por supuesto, tales ingresos dependen de numerosos factores. Uno de ellos es la cantidad de funciones para el montaje. Si se presenta en un foro con cupo para 100 personas, necesitará llenarlo 12 veces.

Todavía hay que considerar que muchos de los foros trabajan por convenio; es decir: acuerdan quedarse con un porcentaje de la taquilla en lugar de cobrarle una renta fija a los artistas. De esa forma, incluso si llega poca gente a una función, el grupo obtiene alguna ganancia.

Vivir de las taquillas es, por eso, una especie de sueño guajiro para la mayoría de los grupos independientes de la ciudad, sobre todo si deben concentrarse en el trabajo de montaje y no en actividades como desarrollar estrategias de preventa de boletos.

 

Gestión, gestión y más gestión

La única alternativa es convertirse en un buen gestor de los proyectos, opina Jesús Sánchez, actor y director cuya obra Dicen que las tortugas no sueñan está actualmente en cartelera. Sánchez subraya que ha dedicado dos años personalmente a este proyecto junto con los artistas con los que lo impulsó originalmente, pero que su mayor carga de trabajo no ha estado en la actuación o la dirección ahora a su cargo, sino en “mover” la obra: buscarle espacios para presentarse y funciones de manera que, ya montada, signifique ingresos para todos los involucrados.

“Tiene que hacerse una gran labor de ‘venta’ de la obra; ha sido una gran terquedad mía y del equipo que acepta mi terquedad; podrían decir que ya se aburrieron, pero es un trabajo que los cinco o seis involucrados queremos mucho, y por eso ha seguido vivo”.


ÁgoraGDL Info

 
Información directa con ÁgoraGDL Periodismo + teatro en Guadalajara


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)