Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Marzo 24, 2016 by Iván González Vega in Noticias
 
 

Darío Fo cumple 90 años de edad


Activo, con un libo recién estrenado, sin Franca pero con las mismas incendiarias formas de ver a la cultura, la religión, la política, el capitalismo y, sobre todo, el teatro, el provocador Darío Fo cumplió 90 años este 24 de marzo. Por toda Europa hay medios de comunicación que lo recuerdan con entrevistas; acá les dejamos tres muestras de sus declaraciones más recientes (1, 2 y 3), pero también un recuerdito de 1985, cuando dio la serie de conferencias a estudiantes de teatro en Italia que devinieron en el libro de 1987 Manual mínimo del actor. Nosotros utilizamos la versión de 1997 de la colección española Skené (páginas 216 y 217). E insistimos: Fo dijo estas palabras en 1985, hace más de 30 años; cualquier semejanza con la realidad tapatía o mexicana es, para partirse de risa como propone el dramaturgo italiano, pura coincidencia.

 

 

Esta charla sobre investigación cultural me lleva a otro tema, el así llamado estudio de mercado, en busca de las necesidades y los intereses primarios del público. Estoy más que convencido de que habría que educar no sólo a los actores, sino al público, para que esté en condición de asistir a espectáculos valientes, que desarrollen temáticas diferentes y provocadoras, que susciten interés y debate, ganas de discutir y de hacer. Por desgracia, el teatro italiano actual es sobre todo comercial. Es decir, los empresarios, tanto públicos como privados, no quieren arriesgar, ni sus ingresos ni el beneplácito de los que deciden las subvenciones; en resumen, quieren apostar por lo seguir, y optan por un repertorio de éxito infalible, ya comprobado,

Llevo treinta años en esta batalla por estimular el nacimiento de un teatro que plantee temas vivos y demuestre que quiere renovarse, no sólo en estilo, sino sobre todo en contenidos. Me he enfrentado duramente a entidades e instituciones públicas y privadas, y he sido insultado: lógica reacción. Creo que vemos un teatro muerto para espectadores muertos. Estamos en la clásica alternancia entre demanda y oferta. Cada cultura tiene el teatro que merece. Hoy en nuestro país están muertos ante todo los autores, que no saben proponer más que textos literarios, con tiradas verborreicas de palabras galopantes que se persiguen y devoran entre ellas. Que plantean temas de cualquier tiempo, abordados con el hedonismo más insulso y rancio. Se representa nuestro tiempo como si fuese mítico y el tiempo antiguo como si estuviese difunto. Lo importante es llevarse los premios de noveles o de próceres. No irritar a los burócratas del ministerio, a los responsables de los partidos de gobierno; conseguir que te adjudiquen una buena suma para el montaje y no remover el pantano, de manera que todos coincidan en definirte un teatrero tranquilo. Amén.

 


Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)