Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted Noviembre 20, 2015 by Iván González Vega in Cartelera
 
 

Rana: una obra hecha premeditadamente para no gustar


Son pocas las puestas escénicas que pueden reflejar integralmente la realidad que desean proyectar. Resultan aún más escasas aquellas que logran diluir el estrecho límite que separa la ficción de lo real. Pero son contadas, mejor dicho, brillantes, aquellas obras que, premeditadamente, están hechas para no gustar. He aquí lo que hace genial a Rana.

Quizá esto pueda sonar un tanto contradictorio. Una obra premeditadamente hecha para no gustar bien podría ser considerada como un producto ajeno al teatro, a sus fines inmediatos y hasta sus principios más elementales. Pero esta obra no es más que un espejo que busca reflejar las miserias y reverberos de gloria de una sociedad subordinada por entero, y sin tener conciencia de ello, a la tecnología.

El protagonista logra representar a la totalidad de los espectadores en este uso masivo de redes sociales que no sólo es permitido: incluso se fomenta”.

Como espectador es claro cuando una obra de teatro ha captado tu atención. Has dejado de moverte, tu vista no se aparta del escenario, incluso has puesto tu celular en silencio. Esta obra te ha capturado.

La actuación excepcional de Mauricio Cedeño logra retratar a un personaje muy humano, un tanto cotidiano, y temperamental en su eterna búsqueda por un balance emocional. Rompe con las barreras tradicionales del teatro y busca, con aparente indiferencia, establecer un contacto íntimo con el auditorio. Y no sólo con la concurrencia, pues el espacio físico, el escenario, es de vital importancia para el trance del actor.

El protagonista logra representar a la totalidad de los espectadores en este uso masivo de redes sociales que no sólo es permitido: incluso se fomenta.

Un muy buen texto con una dirección escénica que logra con éxito exponer bajo el reflector un espejo amplio y sin defectos —el reducido espacio que cubre la pantalla— y un personaje que nos revela, desde un diálogo continuo, sus más públicos secretos: las peripecias digitales de un hombre que desea convertirse en Dios. La red 40.0 es la tela donde se teje esta telaraña de cruel ilusión.

 

 

Michelle Ríos Arana es estudiante de teatro y actriz.

Iván González Vega

 
Periodista en Guadalajara, México. Estudiante de actuación. Profesor de ciencias de la comunicación y periodismo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.