Periodismo y teatro en Guadalajara

 


 
0
Posted septiembre 30, 2015 by Isabelana Noguez in Cartelera
 
 

El niño que tenía el mar adentro


Truenos y relámpagos.

El narrador comienza a contarnos una historia triste, la historia de Mauricio: un niño que vive en una granja y que juega a ser Tarzán.

Haciendo uso de varios elementos en escena, la obra toma forma a medida que sabemos más de Mauricio, un niño de madera, cabello oscuro y cierta melancolía en su mirar.

Mauricio se sube al techo de su granja en medio de la tormenta. Detrás de él, tres actores le dan vida a sus movimientos y su voz. Grita al cielo e invoca a Bulamutumumo, rey de la selva, para que haga llover más fuerte.

Humo, luces y sonidos ambientan el aguacero.

Teeka, la oca —un ave con alas de ángel—, nos habla desde el escenario. El actor Andrés David sujeta la cabeza y tórax del ave por la parte de atrás. Teeka narra la vida del niño, cómo le arranca las plumas, lo alimenta con pasteles y le cuenta sus secretos. La oca se percata de que Mauricio tiene un cabestrillo para sujetar su brazo dormido y que luce apurado por terminar sus quehaceres.

“Todo va muy bien, ¡somos felices!, todo va muy bien”, canta Mauricio.

Mauricio es un niño que sufre violencia doméstica. Sus apuros por regresar a su hogar en la granja a terminar sus tareas antes de que sus padres regresen delatan sus miedos y preocupaciones.

Utilería, máscaras, sonidos y objetos acompañan la historia de la oca, que nos transporta de la casa de Mauricio a la selva.

Dentro de la sala de teatro, adultos y niños presencian el montaje.

—¿Qué está pasando?— pregunta una voz aniñada en el fondo.

Escena de La historia de la oca. Fotografías de Jaime Martín/Cultura -UDG, tomadas de la cuenta Flickr de Cultura UDG.

Escena de La historia de la oca. Fotografías de Jaime Martín/Cultura -UDG, tomadas de la cuenta Flickr de Cultura UDG.

Mauricio, que ahora es Tarzán, pelea contra un león que lo llama y dice su nombre. Teeka aletea, desesperado, y causa destrozos dentro del hogar del niño.

Mauricio lo toma entre sus manos…

“Todo va muy bien, ¡somos felices!, todo va muy bien”, se escucha, cuando se encienden las luces. Las butacas, una a una, comienzan a despejarse.

—Papá, ¿qué parte te hizo llorar?— pregunta una niña.

—Cuando le pegan— le responde.

Basada en la obra de Michel Marc Bouchard, La historia de la oca se presenta los fines de semana hasta el 11 de octubre a las 13:00 horas en el Teatro Experimental de Jalisco.


Isabelana Noguez

 


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.